Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Interior afirma que el nivel de amenaza islamista no ha aumentado

El secretario de Estado de Seguridad, Antonio Camacho, afirmó ayer que el nivel de la amenaza del terrorismo islamista contra España es "similar" al existente en los últimos tres años, es decir, desde los atentados del 11-M.

El número dos del Ministerio del Interior había sido preguntado si el nivel de alerta había crecido desde la explosión producida en un cibercafé de Casablanca (Marruecos) hace una semana, en el que murió un suicida que llevaba adherida a su cuerpo la carga explosiva.

"Desde hace tres años tenemos un nivel de amenaza terrorista similar. En todo caso, lo que es importante es que en estos tres años hemos conseguido establecer mecanismos, dispositivos, fomentar la coordinación, lo cual nos permite estar en este momento en una mejor situación para hacer frente a ese riesgo que lleva existiendo más de tres años", declaró Camacho tras presidir el acto presentación de 1.184 nuevos agentes del Cuerpo Nacional de Policía para la Comunidad de Madrid.

El secretario de Estado negó también que las precauciones desde el punto de vista de la seguridad sobre Ceuta y Melilla hayan crecido en los últimos tiempos. La amenaza que sufren las ciudades autónomas hay que verla, según Camacho, "desde el punto de vista de la situación geográfica", lo que ha provocado que el Gobierno tenga "especial cuidado" y haya analizado esa situación "con especial interés".

Cartas de extorsión

Camacho también declaró que la policía y la Guardia Civil investigarán "con seriedad y dedicación" cualquier tipo de extorsión por parte de la banda terrorista ETA que se pueda producir y "perseguirán" a los autores de estos hechos delictivos.

El secretario de Estado se expresó así al ser preguntado por la nueva remesa de cartas de extorsión de ETA remitidas a empresarios vascos, en las que se "invita" a los destinatarios a participar "en la construcción del futuro del pueblo vasco".

"Los cuerpos y fuerzas de seguridad tienen los medios y la capacidad para investigar estos hechos en el supuesto de que se confirme la existencia de esas cartas y en el supuesto de que se presenten denuncias", indicó.

Recordó que la extorsión, "además de ser una coacción inaceptable, es también una forma de terrorismo", motivo por el cual pidió a los ciudadanos que "no tengan ninguna duda de que la policía y la Guardia Civil investigarán con seriedad y dedicación, como en definitiva lo hacen siempre, este tipo de hechos".

Igualmente, Camacho se mostró convencido de que las fuerzas de seguridad llegarán a determinar, si se confirma que las cartas han sido remitidas, la autoría y, por lo tanto, "perseguirán" a los autores de los hechos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 20 de marzo de 2007