Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Condenado el presunto asesino de Begoña Bohoyo por una agresión previa

El supuesto asesino de Begoña Bohoyo, la mujer que falleció en San Sebastián el 4 de enero de 2006 tras ser golpeada brutalmente durante tres días por su pareja en Hendaya, fue condenado ayer a siete meses y 15 días de cárcel por agredir a la mujer el 20 de abril de 2005. La vista por este episodio de violencia se celebró a puerta cerrada en el Juzgado de lo Penal número 3 de la capital guipuzcoana. El acusado reconoció los hechos y las partes llegaron a un acuerdo para castigarle por un delito de maltrato no habitual.

La agresión se produjo la tarde del 20 de abril de 2005, cuando Bohoyo acudió al domicilio de la pareja en Lasarte-Oria y le comunicó a Patxi Xabier A. E. su intención de abandonar la vivienda e irse a un piso de acogida. El hombre se enfureció y en el transcurso de la discusión entre ambos insultó y propinó dos patadas en una pierna a la mujer.

Tras la vista, el abogado de la familia de la víctima señaló que había accedido al acuerdo porque el acusado, "por primera vez", ha reconocido un caso de maltrato a Bohoyo. Ello supone un "precedente importante", dijo, para el juicio que se celebrará próximamente contra él en la Audiencia Nacional acusado de haber matado a la mujer meses después. El letrado del acusado asumió el pacto ante la posibilidad de que su representado fuese condenado por maltrato habitual, algo que le podría "perjudicar" en la vista por la muerte de Bohoyo. En este caso, el fiscal y la acusación particular reclaman 19 años de cárcel.

Asistencia en Guipúzcoa

Mientras, la diputada para los Derechos Humanos, el Empleo y la Inserción Social de Guipúzcoa, Mari Carmen Marín, aseguró ayer en las Juntas Generales que la asistencia a las víctimas de malos tratos está garantizada en este territorio. En él, según detalló, existen, entre otros recursos, 27 pisos repartidos en 21 municipios y un centro de atención inmediata dependiente del Ayuntamiento donostiarra.

La diputada respondió así a Aralar y EB, que habían pedido su comparecencia para saber por qué no se ha abierto aún el centro de atención urgente previsto en el marco del acuerdo interinstitucional alcanzado entre el Gobierno, Emakunde, las diputaciones y Eudel, que se sumaría al de San Sebastián.

Tras insistir en que la asistencia a las maltratadas está asegurada, pese a no existir aún este segundo centro, Marín apuntó que la Diputación está esperando que el Ejecutivo les concrete las características que debería tener dicho centro para prestar un servicio óptimo. Sus explicaciones no convencieron a EB. La juntera de Aralar no pudo asistir a la comisión.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 16 de marzo de 2007