Azkuna acusa a Calatrava de ser un "pesetero del carajo"

El consistorio quiere llevar la causa a la jurisdicción contenciosa

El alcalde de Bilbao, Iñaki Azkuna, tildó ayer de "pesetero del carajo" al arquitecto Santiago Calatrava y mostró su intención de que la denuncia que ha presentado el arquitecto contra el Ayuntamiento y dos constrcutoras por la unión de su pasarela sobre la Ría con la nueva zona de Uribitarte, aborde también los problemas causadas por su pasarela en cuanto a caídas y roturas de losetas. "Vamos a intentar demostrar que ha habido un error del arquitecto", dijo el primer edil.

Azkuna precisó en una entrevista en Radio Euskadi que el consistorio ha presentado ya sus alegaciones a la demanda de Calatrava, quien a finales de marzo exigió en el Juzgado de lo Mercantil número 1 de Bilbao una "cantidad mínima" de tres millones de euros de indemnización por la conexión realizada sin su permiso entre su puente peatonal y el complejo de Uribitarte, diseñado por el japonés Arata Isozaki. El arquitecto valenciano renuncia a esta cantidad si se restituye la pasarela a su estado original y se le abonan "un mínimo" de 250.000 euros en concepto de daños morales.

El Ayuntamiento solicita en sus alegaciones que las diligencias se trasladen a la jurisdicción de lo Contencioso-administrativo para que se dirimana la vez otras cuestiones que considera conexas, como los problemas causados por el puente, abierto hace casi diez años. Durante la época invernal, se suceden las caídas y resbalones debido a su superficie resbaladiza, a lo que se han unido las roturas de sus losetas de cristal. El consistorio ha tenido que sustituir las 560 distribuidas por toda la plataforma de la pasarela.

"Un error de cálculo"

Pese a todos estos problemas, el consistorio no había presentado en esta década ninguna demanda contra Calatrava, pero la denuncia interpuesta por el arquitecto le ha servido para plantearlo ahora. "Vamos a intentar demostrar que eso era un error de cálculo del arquitecto", recalcó ayer el primer edil. A su juicio, la rotura continua de las losetas se debe "seguramente a la tensión a la que está sometido el puente". Calatrava "seguramente lo ha estirado demasiado", abundó.

Azkuna aseguró que el arquitecto valenciano ha "tratado de humillar" al consistorio, pues nunca se ha puesto personalmente en contacto con el mismo y ha actuado a través de un abogado interpuesto. El equipo del arquitecto sostuvo al presentar la demanda que habían intentado desde junio pasado contactar con el Ayuntamiento a través de cartas y un burofax, "pero no ha habido ninguna respuesta". "Nos hemos encontrado con el hecho consumado de que se corta el puente", añadió.

El alcalde consideró que si se hubiera encargado la pasarela a Isozaki y la conexión la hubiera realizado Calatrava, no habrían surgido problemas. "En el fondo, es una cuestión de dinero", concluyó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0012, 12 de marzo de 2007.