Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:Xosé Clemente López Orozco | Alcalde de Lugo

"Hay consellerías que me ven como adversario a batir"

Fue el primer alcalde socialista de Lugo. Gobernó en coalición con el BNG la anterior legislatura pero en este mandato lo ha hecho con mayoría absoluta, en una ciudad que siempre tuvo fama de conservadora. Xosé Clemente López Orozco (Fazouro, Foz, 1947) limita su futuro político a su vocación municipalista. Acogió con especial satisfacción la llegada de Emilio Pérez Touriño a la presidencia de la Xunta, aunque lamenta que desde alguna consellería del BNG lo vean con un rival a batir. Son estos desencuentros, especialmente con Cultura, los que generan cierto desasosiego en este profesor de filosofía con deseos de ser abuelo.

Pregunta. ¿Es más amigo el Gobierno de Madrid que el de Galicia?

"Es muy bonito invertir en Vigo o A Coruña porque rápidamente marcha. En Lugo es más complicado. Somos un páramo, un desierto"

"El BNG sigue con síndrome Orozco porque no aceptó los resultados de 2003. ¿No ve que así me hace extraordinario? Era mejor que me olvidara"

"Soy populista porque me levanto a las 7 de la mañana, trabajo todo el día y me relaciono con todo el mundo. Esto es estar con el pueblo"

Respuesta. No creo en eso de los gobiernos amigos. Creo en la justicia que se hace con la ciudad y puedo asegurar que hacía tiempo que no se actuaba con justicia con Lugo. También es verdad que hay alguna consellería remisa a invertir aquí. Me refiero a la Consellería de Cultura.

P. Antes ya había comentado que tenía un entendimiento global mejor con el anterior Gobierno de la Xunta que con determinadas consellerías del actual.

R. No. Yo siempre respeté a las instituciones y ahora también lo intento. Éste es mi Gobierno. Es el Gobierno por el que yo trabajé y voté. Espero que algunos no vean en el alcalde de Lugo un adversario. Sé que el presidente de la Xunta no lo ve. Sé que hay conselleiros que no lo ven. Pero da la impresión de que hay algunas consellerías que me ven como un adversario a quien batir, cuando yo no soy nada más que servidor de lo público y un amigo y un trabajador para que ellos llegaran a gobernar este país.

P. Además de Cultura, ¿cuáles son las otras consellerías?

R. Me gustaría ver en Innovación un proyecto de industrialización para Lugo. Me gustaría ver una implicación ya en el tema del centro tecnológico agroalimentario (Cetal) sobre el que llevamos perdido un tiempo que aún podemos ganar. Se están haciendo trámites, pero van algo lentos.

P. ¿Cree que el Cetal es uno de los proyectos que no se vio con buenos ojos en consellerías como Industria o Medio Rural?

R. No lo sé. Cuando menos no se vio con la celeridad que lo vio la ministra de Agricultura.

P. ¿Y cómo está el Cetal?

R. En este momento están las distintas instituciones registrando sus aportaciones ante notario, luego se formará el patronato y se pondrá a funcionar. Pero hay que meterle más prisa.

P. ¿Hay implicación de Industria y Medio Rural?

R. Sí, está claro.

P. Recientemente se preguntó en voz alta por qué cuesta tanto hacer cosas en Lugo. ¿Tiene la respuesta?

R. Comprendo que gusta invertir donde se ve el fruto inmediato. En ese sentido parece muy bonito hacerlo en Vigo y A Coruña porque como esas provincias ya marchan lo que se invierte ahí rápidamente marcha. Aquí es más complicado. Somos un páramo, un desierto y se tarda más. Pero es necesario invertir para que no se produzca la Galicia de las dos velocidades. En este sentido confío plenamente en el plan de reequilibrio territorial diseñado por el presidente de la Xunta. Confío en que llegarán las inversiones para Lugo y su provincia.

P. Sus detractores dicen que es populista y cercano a los ciudadanos, pero que le falta gestión.

R. Soy populista porque me levanto a las 7 de la mañana, hablo con todo el mundo, trabajo durante todo el día hasta que me acuesto, pocos días antes de las doce, y me relaciono absolutamente con todos: personas en la calle, barrios, zona rural, empresarios o sindicatos. Esto es populismo, esto es estar con el pueblo. ¿Que no hago gestión? Pues se puede repasar: ¿dónde estaban el nuevo puente, el auditorio, las travesías, ronda este, entrada a Nadela, entrada a A Campiña, museo interactivo de la historia y dónde están ahora? No quiero cansar. La crítica es buena pero tiene que actuar con sentido o de lo contrario no se sostiene.

P. ¿En qué punto está ahora mismo el proyecto del auditorio?

R. En este momento está con el dinero suficiente para poder ser contratado y con un problema que no contábamos que es el informe de Icomos. Habrá una reunión con Icomos y si no se llega a un acuerdo, porque la muralla está antes que nada, haremos el auditorio en otro sitio. Este es mi compromiso y el del presidente de la Xunta.

P. ¿Lo de Cultura es tan grave como para que el PP coincidiera con el PSOE en que el informe desfavorable al PGOM invade competencias municipales?

R. El sentido común tiene que imperar. En el informe sobre el PGOM hay cosas de sentido común en las que Cultura tiene razón. Pero hay otras cosas que invaden competencias municipales. Incluso invaden sus propias competencias y quieren que les hagamos algún trabajo que tienen que hacer ellos.

P. En más de una ocasión expresó la sospecha de que en las resoluciones desfavorables de Cultura con el PGOM o el auditorio hay injerencias desde Lugo.

R. Los brazos de algunos partidos políticos son muy largos. Para el BNG soy el adversario a batir y aún hoy siguen con el síndrome de Orozco. No aceptaron los resultados de mayo de 2003 porque se creían los reyes del mambo y, entre comillas, aún no me lo perdonaron. Y yo les pregunto: ¿no se dan cuenta que me están haciendo extraordinario? Era mucho mejor que me olvidaran y que se dedicaran a trabajar e invertir en Lugo. ¿Y el museo de la romanización qué? ¿Cuánto vamos a tener que seguir esperando?

P. ¿Y cómo está lo del museo de la romanización de Galicia?

R. Ni idea.

P. La federación de asociaciones de vecinos estuvo a punto de presentar una candidatura a las municipales que, por afinidad a sus ideas, podía perjudicar al PP. ¿Tan mal está la situación cómo para que el asociacionismo vecinal esté politizado?

R. Da la impresión de que sí. Este país es un país extraño. Parece que tomaron la decisión definitiva de no presentarse, pero pienso que le hicieron un flaco favor al movimiento vecinal.

P. La federación vecinal ha dicho que se acabaron los comunicados y que estarán en la calle.

R. Me parece muy bien, allí nos encontraremos. Seguro que incluso seremos capaces de tomar un vino a salud de la ciudad.

P. ¿Las mayores dificultades en su mandato las ha encontrado en la conflictividad laboral del Ayuntamiento?

R. No. Tengo una meta clara: que los funcionarios municipales tengan las mejores condiciones laborales. Creamos empleo estable; subieron los sueldos más que el IPC y fueron respetados siempre como trabajadores. Sé distinguir muy bien lo que son 800 trabajadores de lo que son representantes sindicales minoritarios.

P. ¿También considera que los órganos de representación laboral están politizados?

R. Efectivamente. Para mí ese fue el gran problema. Pienso que es un problema de madurez. Llegará el tiempo en el que se discutan sólo problemas laborales y no políticos. ¿No se dan cuenta que desde hace unos ocho meses, con la proximidad de las elecciones municipales, descendió la conflictividad laboral? ¿Por qué? Porque ahora se deja actuar a los políticos. Tenemos que llegar a que cuando nos sentemos en una mesa a negociar los problemas laborales del Ayuntamiento se negocie sólo eso. La política se discute en el salón de plenos.

P. ¿Cómo va el nuevo puente?

R. Extraordinariamente bien. Tenemos dos millones de euros para este año con los que se podrá redactar el proyecto, tramitar expropiaciones e iniciar obra constructiva. Ya no hablamos de un puente virtual. Es de carne y hueso y ya hay mucha gente que cree en esta infraestructura.

P. Es usted el político más valorado de Galicia.

R. Eso dicen las encuestas, pero a mí lo que más me interesa será lo que digan los lucenses el día 27 de mayo.

P. Fue el primero en superar en valoración a Paco Vázquez.

R. Efectivamente. Pero Paco Vázquez ganó cuatro mandatos por mayoría absoluta. Eso es lo más importante: tener la confianza de los ciudadanos. Y Vázquez la tuvo.

P. ¿Aspira a tener una confianza tan prolongada como Vázquez?

R. Con lo que me gusta, con la ilusión que tengo y con el momento que está pasando Lugo, desde luego que sí.

P. Se llegó a comentar que si Touriño no hubiera accedido a la presidencia de la Xunta, Orozco sería el siguiente candidato.

R. Esos son rumores. Es algo que a veces aparece en los confidenciales, pero está totalmente apartado de la realidad. Me gusta la política municipal. Estoy encantado con ser alcalde de Lugo. A partir de ahí sólo la enseñanza. Y nada más. No aspiro a otro cargo público que no sea la política local.

P. ¿Cómo se presentan las municipales?

R. Muy interesantes. Como todas las elecciones hay que someterse al juicio de Juan Pueblo, que es inapelable, con otros candidatos que aspiran a lo mismo. Por lo tanto hay que trabajar y convencer a los lucenses de que la opción que yo represento es la mejor para que siga este momento que está viviendo Lugo.

P. ¿Por qué han de creérselo?

R. Pues que miren lo que se hizo durante estos ocho años y estos últimos cuatro de mayoría absoluta y saber que con la coordinación que hay con otras administraciones se van a conseguir las cosas que quedan por lograr.

P. Pasó de 7 a 13 concejales. ¿Está preparado para cuando vengan malos resultados?

R. En política siempre hay que estarlo. Dependemos del pueblo y, por lo tanto, lo que ellos quieran.

P. Con el ritmo que lleva da la sensación de que tiene poca vida familiar.

R. Realmente poca. Desde hace mucho tiempo tengo libres los domingos a partir de las siete si hay fútbol o desde las cinco si no lo hay. Pero éste es un trabajo voluntario y mi mujer, en ese sentido, es cómplice de mi trabajo y colabora conmigo en este sacrificio que me encanta hacer por Lugo. El político que se queje del trabajo que lo deje.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 12 de marzo de 2007