Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El bipartito ha incrementado en dos años un 30% el gasto en puestos de confianza

El coste de personal eventual de gabinete de la Xunta se acerca al de todos los altos cargos

La Xunta de Galicia ha aumentado en dos años un 30% el gasto que representa el personal eventual de gabinete al servicio de los miembros del Gobierno bipartito. La evolución de estas cifras, que contrasta con la contención que han experimentado las partidas dedicadas a pagar a los altos cargos, obedece, según socialistas y nacionalistas, a la desaparición de las asistencias técnicas que se ocupaban de estas tareas en los Gobiernos de Manuel Fraga. Para el PP, sin embargo, el incremento demuestra la doble vara de medir de los grupos que apoyan a la Xunta.

PSdeG y BNG relacionan el gasto con la desaparición de las asistencias técnicas

La evolución del gasto en los presupuestos generales de la Xunta no deja lugar a dudas. En el año 2005, el último en el que la cuantía de cada partida fue decidida por el Partido Popular, el Gobierno de la Xunta tuvo a su disposición 6.248.000 euros (más de 1.000 millones de las antiguas pesetas) para afrontar el gasto derivado del personal eventual adscrito al gabinete de cada conselleiro. De la importancia de esta cifra da idea que casi representaba el 60% del gasto dedicado en ese mismo ejercicio a pagar los sueldos de los altos cargos de la Administración autonómica -sin tener en cuenta empresas, sociedades, entes y organismos dependientes de la Xunta-, que en 2005 ascendió a 10.468.000 euros.

La llegada del PSdeG y el BNG a la Xunta, después de las elecciones de 2005, cambió esta proporción. En los primeros presupuestos aprobados por socialistas y nacionalistas, los correspondientes al año 2006, el gasto en personal eventual de gabinete subió un 20,5% hasta alcanzar los 7.531.000 euros, casi 18 puntos por encima del incremento asignado a los salarios de los altos cargos.

En el presupuesto de 2007, aprobado el pasado mes de diciembre, la tendencia al alza continuó, con una subida de casi el 8%. Los 8.111.000 euros (cerca de 1.350 millones de las antiguas pesetas) dedicados a pagar este personal en la Xunta del bipartito representan en torno a un 30% de la suma dedicada a sufragar el mismo concepto en el último gobierno presidido por Manuel Fraga.

El gasto en esta materia se ha hecho mucho más evidente porque evoluciona exactamente al revés que el que atiende los sueldos de los altos cargos. Si el dinero dedicado al personal eventual de gabinete creció en los dos años del bipartito un 30%, el que atiende los sueldos de los altos cargos aumentó apenas un 1,2% e incluso ha iniciado una senda descendente en los presupuestos de 2007. De hecho, si en el último Gobierno del PP el gasto en personal de gabinete era un 60% del dedicado a los altos cargos, en el ejercicio contable de este año del Ejecutivo formado por PSdeG y BNG ese porcentaje ha aumentado hasta un 76,5%.

Para el PP no hay duda de que este crecimiento es "tremendamente exagerado". Su portavoz parlamentario en materia de función pública, Antonio Rodríguez Miranda, recuerda las muchas críticas que socialistas y nacionalistas dirigieron en el pasado por este asunto a los diferentes gobiernos de Manuel Fraga y se pregunta dónde han quedado las promesas de reducción de altos cargos y de control de las libres designaciones. El actual Gobierno, asegura el PP, está incluso abusando de procedimientos discrecionales como las comisiones de servicios, en parte como consecuencia de la existencia de "dos presidentes, uno de los cuales no se resigna a ocuparse sólo de sus competencias en igualdad y bienestar".

La diputada del BNG María Xosé Vega Buxán admite las cifras, pero asegura que tienen explicación. Según sus datos, el incremento del gasto en personal eventual de gabinete tiene que ver con el criterio de "transparencia" introducido por el nuevo Gobierno al renunciar a las numerosas asistencias técnicas a través de las cuales la Xunta de Manuel Fraga atendía las necesidades de cada conselleiro. Eran un "disfraz monumental", subraya Vega, y si se tiene en cuenta esa circunstancia el incremento de las partidas que reflejan los presupuestos no es tan importante como parece.

Xaquín Fernández Leiceaga, portavoz económico del grupo parlamentario socialista, esgrime un argumento parecido, pero se muestra más crítico con la evolución de esta partida de gasto. Según Leiceaga, y aunque habría que examinar este concepto consellería a consellería para establecer qué ha pasado, el origen de problema está en una percepción errónea. Se trata, en su opinión, de una "cierta ilusión óptica" provocada por la desaparición de las asistencias técnicas que antes hacían buena parte del trabajo de los gabinetes de las consellerías.

No obstante, el representante socialista asegura que habría que "hacer un esfuerzo de reducción y de redimensionamiento" de estos gastos, en comunión con las indicaciones que establece el proyecto de ley de reforma de la función pública que se tramita en el Parlamento. El Gobierno de la Xunta, afirma Leiceaga, debería establecer un criterio común en torno a los gabinetes de las consellerías. Cuando la reforma de la función pública esté aprobada y entre en vigor, añadió, "será más fácil" la racionalización de estas partidas de gasto.

El Gobierno minimiza las cifras

La Consellería de Economía e Facenda, que dirige José Ramón Fernández Antonio, ha rehusado explicar los motivos de semejante incremento. Un portavoz de este departamento se limitó a confirmar estas cifras y a señalar que, a pesar del aumento, representan apenas el 0,4% del gasto en personal y el 0,08% del presupuesto total de la Comunidad gallega.

La Consellería de Presidencia, Administracións Públicas e Xustiza tampoco ha querido opinar acerca de la evolución que ha experimentado el gasto de la Administración autonómica en materia de personal eventual de gabinete. Fuentes del departamento bajo responsabilidad de José Luis Méndez Romeu aseguraron, no obstante, que la política en relación con este tipo de contratos no responde a un criterio de Gobierno, sino que es el resultado de las decisiones adoptadas por cada consellería en función de sus necesidades.

En el capítulo de personal eventual de gabinete se incluyen contratos muy diferentes. Bajo este epígrafe se pueden encontrar desde auxiliares administrativos contratados para reforzar un área determinada hasta el personal de prensa que atiende las necesidades de cada consellería, pasando por la nómina de asesores con la que cada conselleiro trata de apoyar las decisiones que toma. La ley de Transparencia aprobada el pasado año obliga a la Xunta a publicar la composición de este personal y sus salarios a través de la página web de cada departamento.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 12 de marzo de 2007

Más información