Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La vía del Salnés entre Sanxenxo y Ribadumia se abrirá mañana

La Xunta promete que la carretera será una autovía dentro de un año

El tramo de la vía del Salnés entre Ribadumia y Sanxenxo, de 10 kilómetros, se abrirá al tráfico mañana después de tres meses de obras para sustituir todos los tubos de drenaje, que estaban deteriorados. La conselleira de Política Territorial, María José Caride, asegura que el resto de la infraestructura, entre la PO-531 y Ribadumia, estará lista en la segunda quincena de este mes, antes de las vacaciones de Semana Santa.

Los operarios encargados de reformar los 17 kilómetros de la vía del Salnés, cortada al tráfico el pasado 5 de diciembre, sólo han disfrutado desde entonces de las vacaciones de Navidad. Trabajando hasta los fines de semana y en turnos que cubrían las 24 horas del día, han logrado reducir el plazo de ejecución de las obras en un mes. La carretera se abrirá a la circulación de principio a fin en la segunda quincena de marzo, momento en el que se habrán sustituido todos los tubos metálicos de drenaje que la corrosión había deteriorado.

En el tramo que seguirá cerrado al tráfico hasta la segunda quincena de mes falta por terminar la sustitución de los tubos y luego se procederá al relleno y reposición del firme y a la instalación de la señalización.

Cuando se permita el paso de vehículos en toda la infraestructura comenzarán otras obras cuyo objetivo es convertir la carretera en una autovía. Los trabajos de desdoblamiento de la vía, que cuentan con un presupuesto de 55 millones de euros, obligarán a los conductores a extremar la precaución y reducir la velocidad en diversos puntos.

"La decisión de sustituir todos los tubos se adoptó como una medida preventiva y de seguridad ante la alarmante situación qeu se comenzó a detectar en octubre y que posteriormente se confirmó en noviembre y diciembre", explican fuentes de la Consellería de Política Territorial. La titular de este departamento, María José Caride, visitó ayer las obras que se están desarrollando en esta vía del sur de Galicia y allí anunció que la conversión de la infraestructura en una autovía estará finalizada antes del verano de 2008.

La reparación de la vía del Salnés se decidió tras el hundimiento de la carretera que se produjo hace tres meses. El bipartito asegura que suceso se produjo por la sustitución del drenaje de hormigón previsto por tubos de metal que no han resistido el paso del tiempo. El mal estado en el que se encontraba la vía ha provocado la creación de una comisión de investigación en el Parlamento gallego para depurar responsabilidades. La infraestructura fue construida a principios de los 90 cuando era conselleiro de Política Territorial José Cuiña, a quien el PP ha designado como miembro del órgano parlamentario que investigará los hechos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 11 de marzo de 2007