Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Las butacas de la risa

Los teatros de Madrid multiplican su oferta de humor con sobredosis de acidez

¿Alguien se imagina un encuentro entre Francisco Franco y la Pasionaria como símbolo de lujuria? Los montajes de humor en la escena madrileña ironizan sobre esto y mucho más. Por ejemplo, ¿por qué las campañas de captación de soldados parecen anuncios de ONG? ¿Es posible que la sociedad se autodestruya si los ministros cuentan verdades? Humor cáustico sobre el escenario para ejercitar las mandíbulas. Éstas son algunas propuestas.

- Pecados históricos. (Teatro Amaya, Gral. Martínez Campos, 9. Hasta el 8 de abril). Javier Veiga y Ana Rayo protagonizan un repaso del amor a través de los vicios de seis parejas históricas como Adán y Eva, Sansón y Dalila o Franco y Pasionaria. Amor y otros pecados reúne canciones y textos de distintos autores: Alexis Valdés, Antonio Muñoz de Mesa, Javier Cansado, Juan Cavestany, Yolanda G. Serrano y Javier Veiga, que además dirige el montaje.

- Terapia de sábanas (Sala Tarambana, Dolores Armengot, 31. 14, 24 y 31 de marzo). La compañía Tatatary Teatro desvela intimidades escabrosas en un espacio cómodo: entre las sábanas. Escenas de cama (O seis maneras de dejar de fumar) se pregunta si los policías sueñan con ovejas antidisturbios o si la sociedad podría soportar que los políticos digan la verdad. ¿Y si es incompatible con la supervivencia humana?

Tarambana completa sus propuestas de humor con más montajes. Todos los martes el grupo Kuentake interpreta Me sacas de quicio, escenas cómicas de humor absurdo. Cada jueves, la compañía Jamming sorprende con su "espectáculo de improvisacioning", donde los temas los escogen los espectadores. Los noctámbulos se dan cita cada sábado en la hora golfa: A la Cara Teatro propone Misogi-No!!, una comedia que mezcla canciones con monólogos sobre las complicadas relaciones entre hombres y mujeres.

- Musical para ligar. (Pequeño Teatro Gran Vía, Gran Vía, 66). Todos los martes). Todo lo que siempre quiso saber y no se atrevió a preguntar sobre las citas. Te quiero, eres perfecto... ¡ya te cambiaré!, adaptada al público español por Tela Katola, es la comedia musical off-Broadway que más tiempo ha estado en cartelera mundial: 10 años de risas sobre las parejas. En el mismo escenario del permanece (de miércoles a domingo) otra propuesta de humor de largo recorrido: Espinete no existe, con Eduardo Aldán.

- Hechiceros y amantes. (Teatro de La Abadía, hasta el 8 de abril). Un padre arrepentido por su severidad contrata a un hechicero para que adivine dónde está su hijo pródigo. Hijo que está disfrutando de la vida y de los juegos amorosos, según descubre el mago en sus visiones. Con esta idea comienza La ilusión, una comedia del siglo XVII francés, firmada por Pierre Corneille y adaptada por Tony Kushner. Es la primera vez que la adaptación -con guiños a la literatura española, como los personajes de Calixto y Melibea- llega a Madrid.

- Obra con mal fario. (Teatro Galileo, hasta el 25 de marzo). Se dice que Molière murió sobre el escenario representando su última obra, El enfermo imaginario, vestido con ropa amarilla. Es un farol. Murió en su cama por una hemorragia en los pulmones. En cualquier caso, la compañía Morboria no es supersticiosa y recupera el texto sobre un padre hipocondríaco que intenta casar a su hija por la fuerza.

- Ejército de nariz roja. (Teatro Alfil, Pez, 10. Hasta el 17 de abril) "¡La guerra es maravillosa!" Con esta proclama cuatro clowns del Teatro de Malta comienzan una irónica elegía a los conflictos armados: hazmeReír. "Queríamos hacer un espectáculo sobre nuestro punto de vista de las guerras. Los publicistas nos dieron la idea: lo que ellos esconden, o simplemente obvian, nosotros destacamos", explica la compañía. El Alfil es uno de los rincones fijos del humor. Yllana continúa su Star Trip, donde cuatro astronautas hibernan en su nave, en busca de vida extraterrestre que deben eliminar. Los cómicos de Yllana colaboran con Imprebís en la vuelta de Los Mejores Sketches de los Monty Phyton, la versión en castellano de clásicos del surrealismo y humor absurdo. Por otra parte, el 16 de marzo se presenta la esencia de los monólogos cómicos en la Giggling Guiri Comedy. Humor para y por guiris, en inglés y con dos grandes humoristas irlandeses: Kevin Gildea y Jarlath Regan.

- Teatro espontáneo (Nuevo Teatro Alcalá, Jorge Juan, 62) Todos los viernes de marzo se enfrentan los "jugadores" del Match de Improvisación. Sobre el escenario convertido en cuadrilátero, dos equipos improvisan los temas sorteados por el árbitro. El público vota al final de cada función quién ha ganado. Otra apuesta por la espontaneidad es La familia García de la Impro: una obra de teatro creada en directo todos los sábados de marzo y abril. Los cinco personajes improvisan su historia cada día, según las sugerencias de los espectadores.

- Risas de siempre. La escena madrileña cuenta con montajes clásicos que también apuestan por el humor. Como abejas atrapadas en la miel (Teatro Príncipe Gran Vía, Tres Cruces, 8. Hasta finales de abril) presenta una ácida comedia sobre el glamour y la ambición. El Método Grönholm, que reflexiona de forma cáustica sobre los procesos de selección laboral, inició el pasado enero en el Marquina (Prim, 11) su cuarta temporada con nuevo reparto: Tony Acosta, Juan Codina, Francesc Albión y Rafael Castejón. Y las noches de la Sala Mirador (Doctor Fourquet, 31) siguen provocando carcajadas con su Katarsis del tomatazo: escenas cómicas y canciones que, en caso de no gustar, son castigados a tomatazo limpio por el público.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 10 de marzo de 2007