Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Puerta del Puente Romano de Córdoba vuelve a dominar el Guadalquivir

La sorpresa es que el interior del monumento se ha recuperado como espacio expositivo

Las obras de restauración de la Puerta del Puente Romano de Córdoba finalizaron ayer oficialmente. La Junta ha invertido más de un millón de euros en remozar por fuera y por dentro este arco que, en su día, formó parte de la muralla Sur de la ciudad. Manuel Chaves presidió la inauguración y destacó la importancia de la obra, que forma parte de una actuación mayor sobre el propio puente y la Torre de la Calahorra. El interior se ha recuperado como espacio expositivo y en lo más alto se ha habilitado un mirador que domina el Guadalquivir, la judería y la mezquita.

La principal sorpresa que ofrece este monumento no está en el limpio y claro aspecto exterior que, desde ayer, tiene la Puerta del Puente. La novedad más llamativa está en el interior, ya que se ha recuperado como espacio expositivo. Además, en lo más alto del arco se ha habilitado un mirador desde el que se domina el Guadalquivir a un lado y la mezquita y la judería a otro.

La restauración de la Puerta del Puente Romano de Córdoba es una de las siete intervenciones del plan de actuaciones que la administración autonómica está desarrollando en el denominado eje monumental de acceso a la ciudad histórica. El presupuesto total de la obra es de unos los 30 millones de euros. El periodo de ejecución es de 18 meses y el arquitecto responsable es Juan Cuenca, miembro del grupo artístico Equipo 57, del que alguno de sus componentes, como Agustín Ibarrola, estuvo presente en la inauguración de ayer. Está previsto que toda la rehabilitación de la zona se culmine en 2009.

La restauración ha permitido recuperar todos los alzados del monumento y se ha rescatado el mirador, que llevaba décadas en desuso. Ayer también se inauguró una exposición, en el interior del monumento, diseñada por José María Báez. Se trata de un repaso gráfico a través de grabados, litografías, postales, pinturas y dibujos de la historia del Puente Romano.

Según explicó Cuenca, el siguiente paso que se va a seguir para realzar este monumento será rebajar ligeramente el entronque entre el Puente y la ribera. Para llegar hasta la base del arco, actualmente, es necesario descender unas escaleras. Esto se debe a que, a lo largo de los siglos, el firme que rodea al monumento ha ido elevándose para evitar las crecidas del Guadalquivir. Para esta intervención, se han reservado seis millones de euros y, según Cuenca, el objetivo es devolver a la puerta su anterior esplendor.

La restauración se ha centrado, fundamentalmente, en la cara Sur del monumento y en su basamento. Según la Junta, estas dos zonas presentaban "grande deterioros por efecto de la contaminación atmosférica", las humedades ambientales y la acción corrosiva de los excrementos de las aves. Precisamente, una de las novedades es la incorporación de un "sistema eléctrico" para ahuyentar a las palomas y a otros pájaros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 10 de marzo de 2007