Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hamás ofrece una tregua a Israel a cambio de que se levante el bloqueo

A escasos días de la tercera reunión entre el primer ministro israelí, Ehud Olmert, y el presidente palestino, Mahmud Abbas, el movimiento fundamentalista Hamás lanzó ayer una oferta para detener el lanzamiento de cohetes artesanales Kassam sobre territorio de Israel e impedir los atentados suicidas, a cambio de que la comunidad internacional ponga punto final al bloqueo económico que sufre el Gobierno palestino desde hace un año. No se precisa cuánto duraría esa tregua, que en la práctica Hamás cumple desde hace dos años, y de ninguna manera se comprometen los islamistas al reconocimiento formal del Estado judío.

Nada invita al optimismo sobre el encuentro entre Olmert y Abbas, previsto para el domingo. Entre otras razones porque un ministro citado por el diario Haaretz anunció ayer que se tratará de un mero trámite para tratar de afianzar la relación personal entre ambos dirigentes. La propuesta de Hamás no satisface a Israel, que exige que Hamás acepte la legitimidad del Estado sionista y que cese cualquier agresión desde Gaza y Cisjordania. Será difícil, porque Yihad Islámica expresó ayer su rechazo al alto el fuego y Abbas es incapaz de controlar a las anárquicas milicias de su partido, Al Fatah.

Tampoco Israel pone nada de su parte. Prosiguen los planes para construir nuevas colonias en territorio ocupado y las redadas en Cisjordania son diarias. Sólo ayer, 18 supuestos milicianos palestinos fueron detenidos en un cuartel de Ramala dependiente del presidente.

"El gueto de Ramala"

La vida cotidiana en Cisjordania y Gaza es un infierno. Hasta tal punto que varios obispos alemanes se despacharon a gusto durante un reciente viaje a Israel y Palestina. "Hemos visto en el Museo del Holocausto fotografías del gueto de Varsovia y ahora vamos al gueto de Ramala", opinó el prelado Gregor Maria Franz Hanke. Al atravesar un control militar en Jerusalén Este, el cardenal Joachim Meisner comparó el muro de Berlín con el que el Gobierno hebreo levanta en suelo de Cisjordania. Y añadió: "Esto es algo que sólo se hace a los animales". "Por supuesto que Israel tiene derecho a existir, pero no se puede ejercer de esta manera tan brutal", concluyó Hanke.

Además, la desastrosa situación económica está lejos de mejorar. No sólo porque el embargo a la Autoridad Nacional Palestina (ANP) no va a ser levantado a corto plazo. También el Banco Mundial aconsejó ayer que los donantes internacionales dejen de transferir fondos a la presidencia y lo hagan a través del Ministerio de Finanzas. Un informe del banco sostiene que sobran 6.000 funcionarios de la plantilla de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), y aboga por reducir las pensiones de los empleados públicos. Todo ello en una situación en la que la economía se ha desplomado y los ingresos fiscales se han hundido.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 8 de marzo de 2007