La rama argelina de Al Qaeda se atribuye dos ataques con 11 víctimas

La rama argelina de Al Qaeda reivindicó ayer en sendos comunicados, colocados en páginas web islamistas, la autoría de dos atentados perpetrados el pasado fin de semana en Argelia que causaron, según la prensa, 11 muertos.

Al Qaeda del Magreb asumió la responsabilidad del ataque en Ain Defla (oeste de Argel), el sábado por la tarde, contra un autobús que transportaba a técnicos de una empresa gasística rusa. La bomba que estalló provocó la muerte de tres escoltas argelinos y de un empleado ruso, e hirió a otro, así como a dos ucranios, según la prensa. "Es un modesto regalo que ofrecemos a nuestros hermanos musulmanes de Chechenia que viven bajo el régimen criminal de Putin", señala el comunicado.

Horas antes, el movimiento terrorista reivindicó el asesinato, el domingo en Tizi Uuzu, en la región de Cabilia, a cien kilómetros al este de Argel, de siete gendarmes que habían establecido un control de carretera, a los que tacha de "infieles".

Abu Musab Abdel, el emir que dirige el grupo terrorista, firmó un tercer comunicado en el que hace un llamamiento a "todas las personas vinculadas a instituciones militares o de seguridad" y les insta a "desertar". "Alistarse en estas instituciones equivale a hacer apostasía y debe ser castigado con la muerte".

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS