Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rubalcaba retrasa prohibir el uso infantil de petardos hasta 2009

Ripoll teme que, tras las elecciones, vuelva la ley para las 'Fogueres'

El ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, reiteró ayer en Barcelona que el Gobierno acepta la moratoria del reglamento de explosivos, que prohibía el uso de petardos por menores de 12 años, por respeto a la tradición y a la directiva de la UE que permite tres años de adaptación. El presidente de la Diputación de Alicante, José Joaquín Ripoll, expresó su temor por la anulación de la suspensión en las Fogueres, tras las elecciones.

A pesar de anunciar un sí a la moratoria la semana pasada y, por tanto, ceder a las pretensiones de los políticos valencianos, populares y socialistas, el Gobierno central sigue presente en la mirilla de las críticas del PP. La alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, criticó ayer a Rubalcaba por anunciar la aceptación de la anulación de la ley gubernamental en un mitin en Alicante. Acusó por ello al ministro de "electoralista". Casualmente, Barberá fue criticada en el mismo sentido por pedir pólvora "para los niños" ante miles de falleros.

El ministro eludió el rechazó a cualquier interpretación de su decisión que supusiera una marcha atrás en otra ley del Gobierno, después de retirar hace unas semanas la ley contra el alcohol. Rubalcaba expuso el respeto a la directiva de la UE que prohíbe el uso infantil de petardos pero que permite a los países miembros una moratoria en su aplicación de tres años, para adaptar el ordenamiento jurídico.

'Con peculiaridades'

Por tanto, la aplicación de la ley, que estuvo vigente desde el pasado 4 de febrero, queda postergada hasta 2009. Mientras tanto, las Fallas en Valencia, las Fogueres en Alicante y la Magdalena en Castellón seguirán celebrándose con el lanzamiento de petardos por parte de menores de 12 años. El ministro de Interior anunció ayer que revisará "con peculiaridades" la ley cuando se cumplan esos tres años. Rubalcaba aclaró que el respeto a "una tradición de siglos" estará presente cuando se vuelva a plantear el reglamento. Esa ha sido una de las principales reclamaciones de los representantes municipales en Valencia. El concejal de Fiestas, Félix Crespo, ha reiterado que nadie le consultó.

Ripoll calificó al Gobierno de "especialista en meter la pata" por aceptar la retirada de la ley después generar una intensa polémica en el sector del vino. Además, dudó de la palabra del ministro y planteó la posibilidad de que las prohibiciones vuelvan para la celebración de las Hogueras de San Juan, en junio, por ser "después de las elecciones".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 6 de marzo de 2007