Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Fin de semana

Autorretratos

En fotografía, como en el resto de las disciplinas visuales, lo novedoso es punto de partida hacia un buen resultado. Hay quienes con esfuerzo inusitado buscan nuevos conceptos y reflexiones en la vida cotidiana, otros se esfuerzan en contarnos las miserias de la tierra con resultados irregulares y algunos consiguen auténticos diamantes de sangre en los paraísos de hambre y moscas en labios y parpados de niños con vientre inflamado. Otra categoría ofrecen quienes a través de sus imágenes preparadas en estudio van conformando las más insólitas apariencias. En este ultimo apartado puede encajar Eduardo Sourrouille (Basauri, 1970) con su colección Lovely Friends, de la que se exhibe estos días una selección en Bilbao. En la mayor parte de estas fotografías el autor presta su cuerpo como modelo y se presenta junto a unos hermosos amigos. Unas veces son lo que entendemos por auténticos amigos, gentes a las que quiere, y otras son animales disecados. Es en este último subgrupo donde la expresión resulta más interesante. Por un lado, se decantan los sentimientos y, por otro, un fino sentido del humor y la ironía.

El autor salió de las aulas de Bellas Artes en la UPV y encontró su camino actual añadiendo a sus conocimientos estancias de estudio en otros centros europeos. En fechas recientes los trabajos que ahora podemos ver se han expuesto en Ginebra o en la última edición de Arco en Madrid. Cuando el autor explica sus autorretratos dice: "Plasmar tu imagen es hacer una obra autobiográfica, es hacer una referencia de ti mismo. Tú eres el referente y el límite de tus ideas". Pero cuando se entremezcla con sus animales disecados saltan los límites y las ideas se dislocan hacia distintas vertientes.

El trabajo en color resulta técnicamente impecable. La puesta en escena es muy afinada. Así, recurre a vestirse con pajarita cuando sostiene un osezno en sus brazos. Cuando le acompaña una mula, se viste como un guarda de seguridad. Mira fijamente a los ojos de una pequeña cobra con el torso desnudo y junto a un toro mantiene una pose altanera y se cubre con un sombrero. Detrás de todas estas poses aparecen distintos significados. Destilan una evidente ironía y, tal vez, una prudente reflexión sobre el ser humano y sus querencias. Pero, con todo, las interpretaciones quedan abiertas al visitante y, en su caso, al comprador.

Lovely Friends. Eduardo Sourrouille. Espacio Marzana. Muelle Marzana, 5; Bilbao. Hasta el 27 de marzo. Horarios: de lunes a viernes de 16.30 a 20.30; sábados y domingos, cerrado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 3 de marzo de 2007