Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
MARIANO RAJOY | Líder del PP | Controversia política por el 'caso De Juana'

"Zapatero cede al chantaje y humilla a las víctimas"

El líder del PP, Mariano Rajoy, leyó ayer una declaración institucional y no permitió preguntas. Ángel Acebes, su número dos, señaló que el presidente del Gobierno "humilla a las víctimas". Éste es el resumen de la declaración de Rajoy.

- Zapatero, culpable. El presidente del Gobierno ha cedido al chantaje del asesino De Juana Chaos y de la banda terrorista ETA. Durante más de 30 años, los españoles, y con Gobiernos de diverso tipo, hemos sabido resistir, aún en los momentos más duros, el chantaje permanente del terrorismo. Cabe recordar ahora la firme respuesta de la sociedad española, encabezada por el Gobierno de entonces, al chantaje que le planteó ETA con el secuestro de Miguel Ángel Blanco. Pero hoy, por la debilidad del señor Rodríguez Zapatero, ETA ha logrado doblegar al Gobierno de España. El presidente del Gobierno es el único responsable de las graves consecuencias políticas y morales de esta decisión.

"Zapatero es el único responsable de las graves consecuencias políticas y morales. ETA ha ganado por su debilidad"

"Jamás se ha cambiado la situación de nadie por un chantaje como una huelga de hambre. Es un insulto a la inteligencia"

- Decisión política. Se trata de una decisión política a la que de ninguna manera estaba obligado. La situación de De Juana Chaos no es la de un enfermo grave o terminal al que cabe aplicar una medida de clemencia, sino la de una persona que voluntariamente se somete a una huelga de hambre para chantajear al Estado de derecho.

- El PP no hizo nada parecido. "Denunciamos el argumento del Gobierno de que es una medida humanitaria similar a otras adoptadas durante otros Gobiernos, porque es rotundamente falso que jamás se haya cambiado la situación penitenciaria de nadie por una medida de chantaje como es una huelga de hambre. Con este argumento, el Gobierno une a la ofensa a los sentimientos de las víctimas y de la inmensa mayoría de los españoles, un insulto a la inteligencia. Los pretextos que se han ofrecido son un intento inútil de justificar lo injustificable y no sirven más que para añadir sarcasmo a la ignominia. Es la arbitrariedad de un presidente débil, que lleva dos años cediendo a los chantajes de ETA y sordo a la voluntad de los españoles.

- Desolación de las víctimas. Hoy es un día triste para muchos españoles por el ultraje, el engaño, la desolación de las víctimas, la vergüenza que el Gobierno nos está haciendo pasar y que ETA se sienta triunfante y se ría de todos nosotros. España está triste, porque estamos ante un paso más en una senda que no admite disimulo, que muestra a las claras cuáles son las intenciones del señor Rodríguez Zapatero: ceder al chantaje de los terroristas.

- Recuperar la dignidad de los españoles. Ésta no es la España que yo quiero. Quiero una España que no se rinda, no pierda su dignidad, no se humille ante el chantaje, no premie a los terroristas y no se burle de las víctimas. No acepto esta situación, no quiero que los españoles se sientan derrotados, no quiero que cunda el desánimo. No nos vamos a conformar. Hago mío el compromiso de recuperar la dignidad de los españoles. Esta historia no termina aquí. Hoy se ha creado una deuda de justicia y tenemos que repararla. Voy a pedir a los españoles que nos ayuden a repararla antes de que la marea de indignidad inunde a España entera.

- Comparecencia de Zapatero. Exijo la inmediata comparecencia del presidente del Gobierno ante el Congreso de los Diputados para que explique las razones que le han llevado a adoptar esta medida y exigir su reconsideración. El presidente del Gobierno no puede de ninguna manera esconderse.

- Aceptar un chantaje. Es la primera que vez que a un Estado, a una democracia, a la soberanía popular y al conjunto de los españoles se les hace aceptar un chantaje de una organización terrorista. Una nación con más de 500 años de historia, democrática, la octava potencia económica del mundo, no se merece un Gobierno que acepte un chantaje de una organización terrorista y una humillación de estas características. Algunos no estamos dispuestos a permitirlo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 2 de marzo de 2007