Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

El 'dream team' rejuvenece con Rijkaard

Xavi e Iniesta explican cómo disfrutaron en Zaragoza con el sistema que aprendieron de niños

El martes, tan pronto como Frank Rijkaard insinuó durante el entrenamiento que iba a sacrificar a un defensa para ganar un centrocampista y que, en consecuencia, el Barcelona saldría al campo de La Romareda con un 3-4-3 como dibujo táctico, hubo jugadores que se asustaron. "Los de atrás tuvieron más dudas", reconoció ayer Eusebio Sacristán, uno de los técnicos que con mayor vehemencia celebró la idea de Rijkaard. "El Zaragoza nos había ganado tantas veces que necesitábamos hacer algo. Teníamos que remontar, así que esa era una buena opción", prosiguió el centrocampista de La Seca, que durante años jugó de interior en el dream team y ahora ejerce de ayudante del holandés.

"Me pareció fantástico", explicó a este diario Xavi Hernández, que recogió el guante desde el principio y ejerció de 8 en la vuelta copera del miércoles. Claro, él no tenía ningún problema: "Crecí viendo jugar al dream team y yo mismo, en la cantera, jugué cientos de veces así". Iniesta ahondó en la misma idea: "Sí, yo me hice del Barça viendo jugar a Laudrup, a Eusebio y a Guillermo [Amor] en esa posición, y cuando entré en La Masía jugábamos ese sistema, así que había jugado mucho de interior". De acuerdo a la opinión del portero Jorquera "la de Xavi y Andrés es la posición más dificil en un 3-4-3. Lo sé porque me he criado con ese sistema", indicó ayer el meta, a quien todavía le duele el botellazo recibido en La Romareda.

"Se tratataba de sorprender al Zaragoza y lo conseguimos", abundó Iniesta, que no niega que para algún compañero también fue una sopresa la idea del entrenador. "No lo habíamos practicado mucho", desveló Márquez, "así que tuvimos que digerirlo, pero una vez mentalizados y asumidos los movimientos no hubo problema" argumentó el mexicano.

"Para mí no, para mí no resultaba extraño usar esa manera de jugar", insistió Xavi, que no miente: "Me he criado jugando de 4 o de interior, y me siento cómodo". A Iniesta le pasó tres cuartos de lo mismo, aunque sabe que se trata de una " posición exigente, porque requiere mucho recorrido". "Debes estar muy atento,pendiente tanto del lateral como de los espacios que se te ofrecen para la llegada al área", explica Xavi.

Precisamente, ambos interpretaron esos espacios, llegaron por el carril del 10 y marcaron los dos goles que dieron la vuelta a la eliminatoria. Lleva Iniesta siete en lo que va de año, de manera que suma más en este curso que en todas las temporadas anteriores. "Era una asignatura pendiente, pero espero seguir metiendo más. Ya avisé que lo extraño era que metiera pocos, porque en el fútbol base siempre había marcado; espero seguir ayudando", dijo ayer.

Xavi e Iniesta le tenían tan bien tomadas las medidas al puesto que en la noche de La Romareda Txiki Begiristain, director deportivo del club y ex miembro del dream team, bromeó: "A ratos creía que estaba viendo jugar a Eusebio o a Guillermo". El ejecutivo les reconoció el mérito a los dos pequeños ."Nunca fue fácil jugar en esa posición y ellos lo hicieron muy bien".

"No son puestos fáciles", explicó Charly Rexach, el técnico que junto a Johan Cruyff se inventó el dream team. "Deben dar mucho equilibrio al centro del campo, llevar el peso del juego, llegar al área y, al tiempo, estar muy atento a las subidas de los laterales".

"Esos, esos, los laterales. Esos sí que tenían faena; no paraban", apunta Guillermo Amor, que siempre señaló a Sergi y Ferrer como los que más trabajadores del dream team. "¡Pues anda que él!", responde Ferrer. "Eusebio era más de posición, como en Zaragoza Iniesta, pero Guillermo abarcaba mucho campo, como Xavi".

Ayer, viendo a Iniesta y a Xavi, y a cuatro jugadores más de la cantera en la formación inicial -Jorquera, Oleguer, Puyol y Messi-, el dream team se sintió rejuvenecer mientras ellos disfrutaban. Fue el triunfo de una manera de entender el juego, de un fútbol solidario, por encima de las grandes figuras.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 2 de marzo de 2007