Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

1.361 conductores han perdido ya todos los puntos de su carnet

Tráfico y el RACC imparten desde hoy cursos de reeducación viaria a infractores

Un total de 1.361 conductores catalanes acumulan ya tantas infracciones de tráfico que han perdido todos los puntos de su carnet. Sin embargo, la lentitud de la burocracia hace que sólo 29 fittipaldis hayan recibido la notificación de que deberán renovar el permiso. Desde que en julio entró en vigor el nuevo carnet por puntos, el Servicio Catalán de Tráfico (SCT) ha abierto más de 120.000 expedientes. Hoy empiezan los cursillos de reeducación viaria para quienes necesiten recuperar los puntos perdidos.

MÁS INFORMACIÓN

"La velocidad es el mayor factor de riesgo en carretera", sostuvo ayer con semblante serio el director de Tráfico, Josep Pérez Moya. La afirmación se basa en que más de la mitad de los expedientes sancionadores abiertos por la Generalitat desde el verano lo son por exceso de velocidad (64.063). Los catalanes también están perdiendo puntos a ritmo trepidante por no usar elementos de seguridad pasiva -casco, cinturón, sillas para bebés- o por conducir bajo los efectos del alcohol (10.833 expedientes).

El SCT ha detectado además a 9.174 "reincidentes", es decir, conductores que acumulan más de una sanción. A juicio de Pérez Moya, es altamente probable que los 1.361 conductores que ya han perdido sus puntos circulen aún por las carreteras catalanas, ya que todavía no han recibido la notificación pertinente de la Dirección General de Tráfico. "Esperamos que, con vistas a la campaña de verano, muchos la hayan recibido ya", reflexionó el director del SCT, quien criticó que el proceso de tramitación con el nuevo sistema de permiso de conducir es "demasiado garantista".

Hace unos meses, Tráfico anunció que organizaría cursos de sensibilización y reeducación viaria para los infractores arrepentidos. Esos cursos empiezan esta misma tarde con la participación de 19 alumnos en diferentes centros del RACC, la empresa que ha ganado la concesión pública para organizarlos.

170 euros por curso

El cursillo dura 12 horas (hoy y mañana), permite recuperar un máximo de 4 puntos y cuesta 170 euros. Los alumnos recibirán formación específica sobre seguridad vial, reflexionarán en voz alta sobre sus propias infracciones y escucharán el testimonio de miembros de asociaciones de víctimas de accidentes de tráfico, detalló el responsable de formación del RACC, Miquel Jodra. Después, el profesor decide si el alumno es apto o no para volver a ser un buen conductor.

"El objetivo es que el infractor sea consciente del riesgo que puede causar", aseguró Pérez Moya. El perfil de estos 19 pioneros responde al de un varón menor de 30 años que ha perdido "entre cuatro y seis puntos", señaló Jodra. Para los que tengan que recuperar la totalidad de los 12 puntos del carnet, el curso es más largo (24 horas), más caro (320 euros) y, además, para superarlo hay que aprobar un examen de la Dirección General de Tráfico.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 2 de marzo de 2007