El operativo de Salvamento Marítimo reduce la emisión de gases del 'Ostedijk'

Las autoridades se muestran optimistas, pero evitan dar un plazo para el fin de la alerta

El dispositivo de Salvamento Marítimo para sofocar con agua la descomposición del fertilizante en las bodegas del Ostedijk empieza a dar resultados: ha disminuido de forma "muy apreciable" la emanación de gases. La situación de emergencia frente a las costas de Galicia que provocó el carguero al entrar en descomposición parte de sus 6.012 toneladas de fertilizantes comienza su sexto día sin que, de momento, se vislumbre su fin. Las autoridades estatales y autonómicas se declaran "tranquilas" porque tienen un plan que se desarrolla "según lo previsto", aseguran.

El primer objetivo, resguardar a la población de cualquier afección o riesgo, "se cumple", según las autoridades. Y la temperatura dentro de la bodega afectada, un horno a más de 200 grados por la reacción química que degrada el fertilizante, también ha bajado "significativamente".

La temperatura es quizás el factor que más preocupa en estos momentos. La posibilidad de que el Ostedijk, un barco botado en 2006, acabe por partirse o romperse entra también en las hipótesis que maneja el gabinete de crisis instalado en A Coruña. Antes de lanzar ayer agua en la bodega afectada, los termómetros en la cubierta del buque marcaban 175 grados. Dentro de la bodega, la temperatura es muy superior, si bien los técnicos creen que no superó en ningún momento los 300 grados. La apertura, el miércoles, de las escotillas permitió reducir el efecto de olla a presión y facilitar la ventilación del recinto. Y el agua inyectada ayer redujo también la temperatura, según el equipo de técnicos que trabajó al bordo del carguero durante todo el día.

La estructura del Ostedijk "por ahora no tiene problema", aseguró la directora de Salvamento Marítimo y portavoz del gabinete de crisis, Pilar Tejo. Y está calculado, añadió, cuánto tiempo puede aguantar el barco con una temperatura tan elevada en su interior ya que que los aceros navales, explicó, soportan hasta 700 y 800 grados de temperatura. En cuanto a la aparatosa columna de humo de color anaranjado que se formó el miércoles al abrir las escotillas de la bodega, también ha disminuido de forma considerable. Se ha reducido "visualmente" en un 70%, según Tejo. Siguen emanando gases, pero también vapor del agua con la que se ha regado la carga en descomposición.

Columna de humo

Para los vecinos de las rías lucenses de O Barqueiro y Viveiro, al norte de las cuales está fondeado el Ostedijk, la transformación de la intensa humareda en una fina columna de humo blanco contribuyó a reducir la preocupación, informa Arcadio Silvosa. Como en días anteriores, decenas de curiosos siguieron acercándose a la costa para seguir de lejos las operaciones del Ostedijk, que está a una milla de tierra. Muchos habitantes de la costa frente a la que se encuentra el buque se han sentido más tranquilos al comprobar que los vientos siguen llevando mar adentro los gases del carguero. "Pero el mal trago que hemos pasado no nos lo quita nadie", destacaba una mujer.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El empeoramiento del tiempo, con un fuerte temporal de viento y olas de tres a cuatro metros, no ha afectado de momento al operativo, dado que la zona en la que está fondeado el barco, a milla y media de la isla de Coelleira, al noroeste de la ría de Viveiro, proporciona un importante abrigo.

En el plano político, la insistencia del Bloque Nacionalista Galego en reclamar las competencias para Galicia en materia de salvamento provocaron el enojo del secretario general de Transportes del Ministerio de Fomento, Fernando Palao. Los nacionalistas consideran insatisfactoria la gestión del Estado para afrontar la emergencia causada por el carguero Ostedijk. Fernando Palao reprochó al Bloque Nacionalista Galego su "oportunismo" por utilizar un accidente para sus reivindicaciones. "En caso de tribulación, no hagan mudanzas", aconsejó.

Más prudente se mostró el presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño. "Hay que solucionar la situación que hoy tenemos con el esquema competencial que hoy tenemos. A partir de ahí", dijo, "saben bien que tenemos un listado de 75 competencias que aspiramos a que sean transferidas", entre ellas las de salvamento.

Quien no tuvo ayer inconveniente en relacionar la situación de Ostedijk con el Prestige fue el presidente del PP de Galicia, Alberto Núñez Feijóo. Si el carguero holandés fuera un petrolero, aseguró, Galicia tendría una "gran marea negra". Tras la reunión del comité de dirección regional del partido, Feijóo explicó que las autoridades hacen ahora lo mismo que se hizo con el Prestige: "Intentar alejarlo de la costa". Feijóo criticó la falta de información en "todo momento" de las autoridades que gestionan la crisis del buque holandés.

Equipos de Salvamento Marítimo riegan con agua la bodega del buque frente a la costa de Vicedo (Lugo).
Equipos de Salvamento Marítimo riegan con agua la bodega del buque frente a la costa de Vicedo (Lugo).EFE

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS