Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
La movilidad en las ciudades

Vitoria desalojará a los coches de su centro urbano para dejar paso a peatones y ciclistas

El Plan de Movilidad Sostenible se apoya en el transporte público y una nueva configuración

Vitoria confía en convertirse en una ciudad donde la bicicleta sustituya al automóvil particular, dejando además espacio al peatón; el transporte público permita la conexión entre dos lugares en un máximo de 30 minutos y desaparezcan las barreras arquitectónicas de las calles. Todo ello sin dejar de ser una capital competitiva y moderna que mantenga su desarrollo industrial y comercial. Éstas son algunas de las principales sugerencias del Plan de Movilidad Sostenible que el Ayuntamiento presentó ayer públicamente y que confía en convertir en una realidad antes de 2015.

El Plan de Movilidad Sostenible es fruto de un año de trabajo de la Agencia de Ecología Urbana de Barcelona. El diagnóstico de la situación actual resulta preocupante, con una presencia masiva de coches particulares en la ciudad (437 vehículos por cada 1.000 habitantes) en los que se realiza el 36% de los desplazamientos urbanos. En Bilbao y San Sebastián el uso del coche privado no alcanza el 20%. Como en todas las ciudades, el paseo a pie supone alrededor del 50% de los desplazamientos urbanos. En Vitoria se registra además un estimable uso de la bicicleta, un 3,3% del total.

El estudio precisa que un 79% del espacio público está destinado al coche, sumando las calzadas para la circulación y las zonas de aparcamiento. La propuesta que presentó ayer el alcalde, Alfonso Alonso, propone rebajar hasta un 44% el territorio invadido por los vehículos, y convertir el peatón en ciudadano, permitiéndole ocupar hasta un 56% de la superficie pública. En palabras de Salvador Rueda, de la Agencia de Ecología Urbana, "se trata de devolver al ciudadano su carta de naturaleza y que reconquiste el espacio que le pertenece". Estas son algunas de las medidas propuestas:

Automóvil particular Espacio público basado en 'supermanzanas'

En la actualidad, el vehículo privado es el amo y señor de la ciudad. Peatones, ciclistas, camiones de carga y descarga, personas con discapacidad, toda Vitoria vive a merced de sus recorridos y sus lugares de aparcamiento. Y ello sin olvidar las consecuencias en contaminación acústica y atomosférica que causa la invasión del coche.

El nuevo plan propone la creación de supermanzanas, que distribuirán la ciudad en una red de vías básicas, por las que podrán circular los vehículos particulares. En el interior de cada supermanzana, la circulación estará limitada a bicicletas, peatones, vehículos de carga y descarga, ambulancias y particulares con garaje. De este modo, las calles internas se configuran como áreas de velocidad reducida, al mismo tiempo que remite paulatinamente el aparcamiento de vehículos en superficie.

La supermanzana delimitada por esas vías básicas de circulación puede implantarse en cualquier morfología urbana, desde el casco antiguo a los nuevos polígonos residenciales.

Transporte público Menos líneas, más frecuencia

La reorganización del espacio urbano conlleva una transformación radical en la red de transporte público de la ciudad. Según el plan previsto, para 2008, de las 17 líneas que funcionan en la actualidad se pasará a seis, con itinerarios lineales que cruzarán los principales ejes de la ciudad, de noroeste a suroeste, de noreste a sureste o de oeste a este. Estos autobuses se combinarán con dos líneas de tranvía y con otras dos de autobuses de alta capacidad diseñados para unir los puntos más distantes de la capital alavesa.

Este nuevo sistema de transporte público incluye también una mayor frecuencia de paso, con una reducción a los diez minutos de espera y la construcción de aparcamientos disuasorios en las afueras. El tiempo de viaje estimado entre los dos puntos más distantes de la ciudad quedará en 30 minutos y el usuario nunca tendrá que recorrer más de 300 metros desde la parada para llegar a su destino.

Peatones A la toma de la ciudad

Si los desplazamientos a pie suponen en la actualidad el 50% de los que se registran en Vitoria, no extraña que el Plan de Movilidad Sostenible se haya fijado, sobre todo, en su recuperación como un espacio para el paseo. Además de la creación de las citadas supermanzanas, el plan incluye la creación de una red de movilidad peatonal preferente, es decir, que la ciudad se convierta en un entramado de itinerarios en los que el ciudadano que pasea sea el protagonista. Y no sólo alrededor de las zonas verdes, sino también en el ámbito urbano. De ahí que se confíe en recuperar para 2015 el 56% de la superficie pública para el paseante y que ese territorio sea en un 100% accesible a los discapacitados. El objetivo: una ciudad sin barreras arquitectónicas.

Bicicletas 84 kilómetros de 'carril bici'

El estudio de la Agencia Urbana de Barcelona lo deja claro: hay que sustituir el automóvil por la bicicleta para los desplazamientos urbanos. Vitoria cuenta en la actualidad con 38 kilómetros de carril bici que se convertirán en 84 si se lleva a cabo el plan. Con la nueva red, el 95% de la población tendrá acceso a una vía ciclista a menos de 250 metros de su domicilio. La nueva red contará con puntos de préstamo de bicicletas en el extrarradio, junto a los aparcamientos establecidos para quienes lleguen de fuera de la ciudad.

Aparcamientos Plazas subterráneas

El plan descubre una evidencia conocida en Vitoria: existen plazas de aparcamiento en superficie suficientes para atender la demanda residencial. El problema llega con los vehículos de quienes se acercan al centro en sus propios coches. Así y todo, el plan asume que será necesario construir aparcamientos subterráneos que absorban los vehículos que antes estacionaban en las calles interiores de las supermanzanas. Estos se completarán con los garajes disuasorios en las entradas de la ciudad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 22 de febrero de 2007