Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Buscar pareja en Internet, opciones avanzadas

Los portales se especializan cada vez más, incluso según la religión de los usuarios - El segmento que más crece es el de los mayores - En España, más de 50.000 'conectados' superan los 50 años

Abuelo busca abuela. China busca chino. Judío busca judía. Los estudios psicológicos dicen que ansiamos a un igual en el amor y los portales cibernéticos para buscar pareja siguen el consejo. En Estados Unidos, triunfan los sitios cada vez más especializados, que ponen en contacto a nichos muy concretos de la población. Ahora, la moda es encontrar pareja cuando ya se han cumplido los 50.

A mediados de 2004, el portal de contactos por excelencia en Internet, Match.com, tenía un problema: perdía dinero y clientes en EE UU, su principal mercado. La gente prefería el, por aquel entonces, nuevo fenómeno de las redes sociales, como Orkut o Myspace, no concebidas para encontrar pareja, pero sí para hacer amigos y una cosa llevaba a la otra.

La especialización en España se limita por ahora a los portales para homosexuales

En EE UU, el 15% conoce a alguien que ha iniciado una relación estable por Internet

Match arrastraba además el impedimento de ser un sitio abierto a todo el mundo, mientras a su alrededor triunfaban portales de relaciones cada vez más especializados como Jdate, sólo para practicantes de la religión judía; BlackPlanet, para la población afroamericana, o PlanetOut, un éxito entre la comunidad gay.

La única salida era seguir también la ola de la especialización. Match contrató a un experto en mercadotecnia, Jim Safka, quien recomendó a la empresa centrarse en las personas divorciadas y las mayores de 50 años, siempre en el campo de la búsqueda de relaciones serias y estables.

Safka había realizado un estudio que concluía que las personas mayores gastaban más dinero que los jóvenes en este tipo de portales, era más fácil que comprasen una suscripción de pago y, además, que ésta fuese para periodos más largos.

Esto conllevó diversos cambios de diseño en el sitio, basados en la observación del comportamiento de la gente mayor en Match.com, con el objetivo de que se sintiesen a gusto. La idea directriz era que las personas de más de 50 no solían ser expertos internautas y precisaban que todo estuviese muy claro.

Por ejemplo, se añadieron ventanas de ayuda en todas las funciones, que explican a los nuevos usuarios cómo navegar por el sitio. También se eliminaron del formulario de inscripción preguntas inadecuadas, como "¿Cuántos tatuajes y piercings tienes?". Y se añadió un botón llamado "No Gracias", para deshacerse automáticamente de amantes insistentes.

La fórmula funcionó: hoy, Match tiene 1,3 millones de usuarios de pago en EE UU y el 23% supera los 50 años. Incluso le han salido imitadores: Yahoo! Personals ha doblado las visitas de esta franja de edad gracias a ofrecerles mayor privacidad y seguridad. Otro tanto ha sucedido en eHarmony, donde la gente mayor es el segmento con mayor crecimiento.

"Si lo construyes, ellos vendrán", decía una voz a Kevin Costner en la película Campo de Sueños. Y así ha sido: EE UU vive un acceso a la red cada vez más generalizado entre la gente mayor con poder adquisitivo. Crear servicios para ellos es apostar sobre seguro. Como ha hecho America Online, que recientemente inauguraba un sitio de salud para este segmento.

El cambio de filosofía de Match ha permitido a la empresa distanciarse de su principal competidor, la empresa francesa Meetic, que a su vez se ha especializado en gente joven a la busca de un ligue, frente a la relación estable que promete Match. En Europa, existe la misma dicotomía entre los portales alemanes Be2, para parejas mayores y serias, y Friendscout24, para ligar.

Pero Europa está a años luz de EE UU en lo que al amor en línea se refiere. Aquí es una rareza, mientras que un estudio del Pew Internet & American Life Project asegura que el 15% de norteamericanos adultos conoce a alguien que ha iniciado una relación estable por Internet, el 31% tiene algún amigo registrado en un portal de contactos y el 61% no cree que estos sitios sean nidos de solitarios y desesperados.

La situación es diferente en España, a pesar de ser el segundo país de Europa que más usa estos portales. De los 1,3 millones de usuarios activos de Match España, 50.000 ya superan los 50 años. "No tiene nada que ver con EE UU, pero todo se andará. De momento, el número de internautas de estas edades es muy bajo en España, lo que explica que también lo sea el de usuarios del portal", explica Match.com.

Aquí, dominan el mercado los portales generalistas, que suman millones de visitas mensuales, pero no hay lugar para los especializados: "Es verdad que se busca a gente afín, con intereses compatibles, porque las posibilidades de éxito de la relación son más altas. Pero sería difícil que en España pudiesen sobrevivir empresas tan especializadas como en EE UU, porque estamos aún en la fase de dar a conocer el servicio", afirma Sonia Fernández, directora general de Match España.

De momento, la única especialización está en los portales para homosexuales y, dentro de los generalistas, la que ofrecen los buscadores y programas de compatibilidad: el usuario o usuaria rellena un formulario que el programa analiza y compara con otros para sugerirle personas compatibles. Por su parte, el usuario localiza con el buscador a posibles parejas según su edad, estado civil y otros parámetros.

"De alguna manera, puede parecer una compra por catálogo, pero es más cómodo y relajado y una gran ayuda para la gente que no tiene tiempo", explica Marc Sorlis, director de mercadotecnia del Salón Singles.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 20 de febrero de 2007