Arabia Saudí exige disculpas a un diputado holandés por injurias al islam

El Partido holandés para la Libertad, encabezado por el antiguo diputado liberal Geert Wilders, amenazado por su rechazo al islam, ha entrado con mal pie en la política nacional. Anoche, la Embajada de Arabia Saudí en La Haya comunicó al Ministerio de Exteriores su descontento "por los insultos contra el mundo musulmán" proferidos por esta agrupación.

La nota de repulsa se apoyaba en unas declaraciones del propio Wilders aparecidas en el diario gratuito De Pers, donde animaba a los musulmanes "a romper por lo menos la mitad del Corán si desean quedarse aquí". En su opinión, es la única forma de integrase "porque está lleno de cosas horribles".

Pero éste no ha sido el único tropiezo del partido. La pasada semana, su primera moción parlamentaria, que no llegó a discutirse, provocó una conmoción política. Wilders quería evitar la investidura como secretarios de Estado de los dos primeros inmigrantes que acceden al Gobierno en Holanda. Ambos son musulmanes, nacieron fuera del país y tienen doble nacionalidad. Se trata de Ahmed Aboutaleb, con pasaporte marroquí y holandés, y de su colega Nebahat Albayrak, que tiene también uno turco. Según el partido, dicha situación es anómala porque puede enturbiar la lealtad de un miembro del Ejecutivo en caso de conflicto. La presidenta de la Cámara, la socialdemócrata Gerdi Verbeet, consideró la cuestión fuera de lugar y decidió quitarle la palabra al grupo. La moción no prosperó.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS