Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSE no debatirá en la Cámara vasca ninguna propuesta del PP sobre terrorismo

Acusa a los populares de buscar el enfrentamiento "bajo la apariencia de un fin noble"

El PSE ha decidido cortar por lo sano: los debates sobre terrorismo que el PP lleva sistemáticamente a cada pleno de la Cámara vasca no contarán con la participación de los socialistas. Su grupo votará, pero no intervendrá, al entender que el PP los usa para, "bajo la apariencia de un fin noble", provocar el enfrentamiento entre los demócratas. El PP se quedó solo y vio derrotada su propuesta, mientras los socialistas lograban el apoyo del PNV, EA y EB a un escueto texto, que pide que no se use el terrorismo en la lucha partidista, porque el final de ETA requiere de unidad.

El texto finalmente aprobado, que contó con la oposición de populares y EHAK y la abstención de Aralar, insta a todas las fuerzas a "eliminar de la confrontación partidista la política antiterrorista, convencidos de que el final del terrorismo requiere del apoyo de todas las fuerzas políticas democráticas".

El portavoz socialista, José Antonio Pastor, ni siquiera bajó a la tribuna, y comunicó la decisión de su grupo desde el escaño, en una sobria intervención micrófono en mano.

El popular Leopoldo Barreda interpretó el anuncio socialista como un traslado a la Cámara vasca del Pacto del Tinell, firmado en 2003 por el PSC, ERC e ICV para formar el Gobierno catalán. Una de sus cláusulas excluía al PP de cualquier acuerdo estable de gobierno. Barreda se mostró muy duro en su intervención, al asegurar que al calor del proceso de paz el Gobierno ha relajado la aplicación de la ley y expandido la impunidad, causando un gran daño a la legalidad y permitiendo la recuperación de ETA.

Las duras afirmaciones del portavoz del PP no hallaron eco en el PSE, cuyo portavoz tenía escrita de antemano, como resultado de una decisión previamente adoptada por el grupo, su sucinta intervención de 20 líneas. "La sociedad no quiere que nos enfrentemos a causa de ETA, sino que la combatamos juntos", afirmó Pastor. El de ayer, dijo, era "uno de tantos debates ficticios que nos organiza el PP, en su conocida estrategia de utilizar la lucha contra el terrorismo como arma de confrontación partidista" bajo la apariencia de "un fin noble". "A una estrategia despreciable se contesta con el desprecio, y no hay mejor desprecio que no hacer aprecio", le espetó, mientras Barreda le acusaba de no ser capaz de "mirar a los ojos al PP" y sí a ETA-Batasuna. El peneuvista José Antonio Rubalkaba, atribuyó al PP creer "sólo en la guerra", y le sacó a colación la foto de las Azores y su empeño en relacionar con ETA cualquier terrorismo, incluido el 11-M. "Están más cómodos con la existencia de ETA, aunque les asesinen", dijo, en una afirmación que Barreda tachó de "infamia".

Rubalkaba sacó a colación la causa judicial contra el lehendakari, Juan José Ibarretxe, y dijo que algunos jueces "deberán responder algún día" de sus decisiones, en lo que Barreda entendió como una amenaza. Rubalkaba aclaró que en democracia todo el mundo responde de sus actos, incluidos los jueces, en caso de que alguno esté "prevaricando". El Gobierno vasco volvió a criticar la causa contra su presidente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 17 de febrero de 2007