Trujillo quiere dedicar al alquiler la mayor parte de la vivienda protegida desde 2009

En 2006 se promovieron 52.000 arrendamientos públicos, frente a 91.237 pisos para venta

Los ciudadanos que piensen en comprar una vivienda protegida, porque su sueldo no les da para un piso en el mercado libre, van a tener que darse prisa. La ministra María Antonia Trujillo quiere que estos pisos -tienen un precio máximo y son conocidos como VPO- desaparezcan poco a poco en la modalidad de compraventa y que en el plan de vivienda 2009-2012 "prácticamente la totalidad" de las casas sean para alquiler, con la finalidad de aumentar el parque público de arrendamiento. Ahora, el objetivo es un reparto más o menos igual entre compra y alquiler.

Las viviendas protegidas son una fórmula para ayudar a comprar casa a los ciudadanos con menos recursos. Pero, en ocasiones, su compraventa es un foco de fraude (dinero negro, sobreprecios...) o simplemente quienes las necesitan ahora pueden ya no necesitarlas en unos años, porque se han incrementado sus ingresos. Por eso, la ministra de Vivienda adelantó ayer que el deseo del Gobierno es que, a largo plazo y "poco a poco", desaparezca "la vivienda protegida en propiedad para primar la vivienda protegida en alquiler".

"El objetivo es formar un parque público de vivienda protegida en alquiler que los ciudadanos puedan utilizar en el momento de su vida en que lo necesiten", añadió durante un receso del encuentro en el que Gobierno y comunidades autónomas analizaron la marcha del actual Plan de Vivienda 2005- 2008, informa Efe.

Trujillo no dio más detalles, ni dijo cuándo se podría eliminar la VPO en propiedad. El Consejo Nacional del Plan Estatal de Vivienda -agrupa a más de 60 entidades, como Administraciones Públicas, sindicatos, consumidores y promotores- ha empezado a trabajar sobre esta base para redactar el nuevo plan estatal 2009-2012, que podría estar aprobado antes de que termine la legislatura y que estará centrado "prácticamente en su totalidad" en el alquiler. Hay que tener en cuenta que entrará en vigor en la siguiente legislatura y habrá que ver si sigue Trujillo como ministra o si su sucesor, sea del partido que sea, comulga con la idea.

Fomentar el alquiler es uno de los principales objetivos del Gobierno. Con respecto al actual plan de vivienda, Trujillo recordó que su objetivo era que el mercado estuviera equilibrado y que el 50% de los recursos del plan 2005-2008 se destinen a financiar pisos para alquiler y el resto, a pisos en propiedad.

Durante 2006 se iniciaron 91.237 viviendas protegidas destinadas a la venta, mientras que se financió el alquiler de 52.000. La ministra matizó que hay algunas comunidades que deberían hacer un mayor esfuerzo en la ejecución del actual plan, como Cataluña y Madrid.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 14 de febrero de 2007.

Lo más visto en...

Top 50