Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

E.ON sopesa entrar en Endesa aunque no se cumplan las condiciones de la OPA

Bernotat exige que cambien los estatutos de la eléctrica, pero no contempla la retirada de la oferta

El presidente de E.ON, Wulf Bernotat, manejó ayer públicamente, ante la estupefacción de parte de su equipo, dos ideas contradictorias. Por un lado, instó a los accionistas de Endesa a levantar los blindajes que limitan el voto en la eléctrica si quieren cobrar los 38,75 euros por título que ofrece. "Si no hay cambio de los estatutos no compraremos las acciones", dijo, tajante. Pero preguntado hasta en dos ocasiones si E.ON abandonaría la pugna si no obtiene el apoyo (y los títulos) de la mayoría de los accionistas, Bernotat fue igual de rotundo: "No nos iremos".

Bernotat comparecía ayer en un acto organizado por la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE), en un hotel madrileño con un propósito claro: animar a los accionistas de Endesa a acudir a la junta extraordinaria convocada para el 20 de marzo para levantar los blindajes que limitan al 10% los derechos de voto de los accionistas. Ésta, aseguró el presidente de E.ON, sigue siendo "condición indispensable" en la OPA que lanzó hace un año.

Con su comparecencia, el ejecutivo alemán trataba también de convencer a los accionistas para que "actúen rápidamente" y acepten la oferta de compra de E.ON antes del 29 de marzo, límite del plazo de aceptación. Sin esperar, explicó, a que otros grandes accionistas (Acciona, Caja Madrid o la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales, SEPI) hagan público si venden o no sus participaciones en la primera eléctrica española.

Mensaje claro

El mensaje estaba claro. Bernotat lo llevaba por escrito y la propia empresa lo había enfatizado en un comunicado en el que el mismo Bernotat manifestaba que "para decirlo sin rodeos, sin esta modificación [de estatutos en Endesa], los accionistas no podrán beneficiarse de nuestra espléndida oferta en metálico".

Pero en el turno de preguntas, la claridad del mensaje se enturbió. Preguntado por la estrategia de E.ON en caso de que no obtenga el porcentaje requerido (mínimo del 50%) para modificar los estatutos, Bernotat aseguró que "en hipótesis", la compañía podría mantenerse en el capital de Endesa (con el porcentaje que acuda a la oferta) y procurar "reunir una y otra vez" a los órganos de administración de Endesa hasta lograr la modificación deseada.

Bernotat tardó poco en rectificar sus palabras. Lo que tardó su responsable de comunicación en hacerle llegar, mediante una nota escrita, el revuelo que ya estaba provocando la "hipótesis". Bernotat rectificó y volvió al discurso inicial: sin apoyos del 50% del capital, no hay OPA. Duró poco. En respuesta a una pregunta concisa, ¿se retiraría E.ON si no obtiene el apoyo de la mayoría del capital? Bernotat fue, otra vez, rotundo: "No, no nos retiraríamos". Aparentemente, E.ON ha estudiado y contempla todos los escenarios posibles. Incluso el de futuras colaboraciones con el rival vencido, Gas Natural y con el que se mantiene la lid, Acciona, propietario del 21,03% de las acciones de Endesa.

Posibles acuerdos

El presidente de E.ON no descartó "posibles acuerdos" con ambas compañías. Al respecto recordó que E.ON, gracias a sus acuerdos con la compañía estatal rusa de gas, Gazprom, puede ofrecer a Gas Natural cooperación en materia de exploración y suministro.

Para Acciona, hubo otro mensaje similar: E.ON está interesada en desarrollar proyectos de energías renovables, con inversiones previstas de 5.000 millones de euros en los próximos años, lo que abre un campo importante para la colaboración entre ambos, dada la experiencia del grupo español en ese tipo de proyectos.

El máximo responsable del grupo alemán no olvidó a ninguno de los grandes actores en la pugna por Endesa. Sobre Caja Madrid (que se ha pronunciado a favor de levantar los blindajes en Endesa, como pide E.ON), Bernotat dijo que mantiene "los canales de comunicación abiertos", mientras que a la SEPI (3% del capital) le pidió "congruencia" con las prácticas de buen gobierno corporativo para que no dificulte el proceso y dé un "sí" a las modificaciones estatutarias en Endesa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 15 de febrero de 2007