Dos heridos y tres detenidos en una pelea entre bandas latinas en Castelldefels

Los alrededores del Paseo Marítimo de Castelldefels fueron escenario, la madrugada del pasado domingo, de una batalla campal en la que participaron grupos de jóvenes y que acabó con dos heridos graves y tres detenciones. Los chicos implicados en la reyerta, todos ellos de origen sudamericano, pertenecen a las bandas de los Latin Kings y de los Black Panters.

La pelea se inició a las 3.45 horas en el parque Tellinaires. Los jóvenes iban armados con navajas, palos y ramas de árboles. Por motivos que se desconocen, iniciaron una escaramuza. Un menor recibió tres puñaladas en la espalda y otra en el abdomen, y fue trasladado rápidamente al Hospital Sant Joan de Déu, donde ingresó en la UCI. Otro menor fue ingresado en el Hospital de Bellvitge con una brecha en la cabeza. Ayer ya había sido dado de alta.

La Policía Local detuvo, gracias a la colaboración de algunos testigos, a un menor ecuatoriano de 17 años y a otros dos jóvenes dominicanos de 19 años. Se trata de Lenin M. F., con antecedentes por lesiones y desórdenes públicos, y Pablo C. V., fichado también por el Cuerpo Nacional de Policía por ser el autor de un hurto.

La mayoría de los participantes en la pelea tienen entre 18 y 19 años y proceden de municipios como Vilanova i la Geltrú, L'Hospitalet, Barcelona, Viladecans y Gavà. El parque de Tellinaries es "un lugar de reunión habitual" de estos jóvenes, según el Ayuntamiento de Castelldefels. Según fuentes de la investigación, los dos agredidos estaban en el parque cuando un grupo de cerca de 20 jóvenes acudió a la zona, "no de forma espontánea", sino con el objetivo de "ir a por ellos".

Reyerta "premeditada"

La zona pertenece al barrio de Can Bou, formado por gran número de casas pareadas. La tranquilidad de la zona durante el día se trunca por la noche, por la gran afluencia de personas que acuden a la zona de ocio. Una vecina de la calle de les Canyes, frente al parque, explicó que todos los días "se reúnen bandas y hay peleas y discusiones". "Pero nunca se habían visto peleas organizadas. Esto fue un encuentro premeditado", consideró ayer otro de los vecinos.

En la misma línea, la concejal de Gobernación de Castelldefels, María del Mar Latorre, consideró que los jóvenes "se dieron cita en el municipio expresamente" y prometió que se "incrementarán las medidas de vigilancia" para evitar nuevos episodios de violencia callejera entre bandas.

Al margen de esta batalla campal, los vecinos están acostumbrados a "peleas habituales de cuatro personas bebidas, a sortear coches mal aparcados y otros actos incívicos", añadió un vecino. "Cuando cierran los locales pasan por delante de las casas y tiran piedras a los cristales", comentó el presidente de la Asociación de Vecinos de Can Bou-Les Botigues, José Antonio Gómez.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 14 de febrero de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50