Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El pianista ruso Grigory Sokolov lleva su personal estilo al Kursaal

A los 16 años ganó el Concurso Chaikovsky de Moscú y hoy, cuatro décadas después, Grigory Sokolov (San Petersburgo, 1950) está considerado por muchos como el más grande pianista de nuestros días. Esta tarde (20.00) subirá al escenario del Auditorio Kursaal de San Sebastián, donde iniciará su recital con una obra de Franz Schubert: la Sonata en do menor, D. 958. La segunda parte del programa estará dedicada a Alexander Scriabin.

El pianista ruso aporta una visión personal de las piezas que aborda, hasta el punto que hay quien sostiene que cualquiera que sea el repertorio que interprete suena como algo totalmente nuevo. Tras un reciente recital en Londres, The Times escribió que "los dedos de Sokolov pueden hacer cualquier cosa que él les pida. La claridad en la articulación es total; la fuerza de cada crescendo parece ser infinita; su fortaleza para plasmar la idea contemplada es sobrecogedora".

Sokolov es invitado habitual de los más prestigiosos auditorios y festivales de Europa. Además de en Londres, ha actuado en París, Viena, Berlín, Madrid, Salzburgo, Munich, Roma y Nueva York. Y ha trabajado con muchos de los directores más destacados, entre los que se encuentran Neeme Järvi, Valery Gergiev, Trevor Pinnock, Andrew Litton y Jukka-Pekka Saraste.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 14 de febrero de 2007