Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los turismos podrán usar el telepeaje en las autopistas francesas hasta Burdeos y Toulouse

Bidegi y ASF hacen compatibles los sistemas Vía T español y Liber-t Océan francés

Los conductores de turismos podrán utilizar a partir del 1 de marzo el telepeaje Vía T (el sistema estándar en las autopistas españolas) para circular por las vías de peaje francesas A-63 hacia Burdeos y A-64 a Toulouse. Del mismo modo, el dispositivo Liber-t Océan será válido para los franceses entre Biriatou y Zarautz. Este acuerdo transfronterizo inédito en Europa entre Bidegi y Autopistas del Sur de Francia (ASF), que explotan las carreteras de pago de Guipúzcoa y del otro lado de la frontera, respectivamente, no tendrá ningún coste adicional para los usuarios.

Es la primera vez que dos compañías que gestionan autopistas de dos países europeas limítrofes se ponen de acuerdo para que sus respectivos sistemas de telepeaje (los mandos que permiten atravesar las barreras sin necesidad de detenerse para pagar) sean operativos a ambos lados de la frontera. El Vía T que se emplea en las autopistas españolas se activará automáticamente a partir del 1 de marzo en todos los peajes de la A-63, que atraviesa la costa de Las Landas, y en los de la A-64, la autopista entre Bayona y Toulouse que bordea los Pirineos. El dispositivo francés Liber-t Océan funcionará del mismo modo en Guipúzcoa en las cabinas de cobro existentes en la A-8 entre Biriatou y Zarautz.

Esta ventaja para los conductores de turismos se pondrá en marcha en virtud del convenio suscrito ayer entre Autopistas del Sur de Francia (ASF) y la Agencia Guipuzcoana de Infraestructuras (Bidegi), dependiente de la Diputación. El acuerdo es el fruto de un año de negociaciones y numerosas pruebas técnicas y logísticas, según manifestó el diputado general Joxe Joan González de Txabarri, quien compareció en San Sebastián junto al presidente de ASF, Jacques Tavernier; el director de Bidegi, Néstor Arana, y el director regional de ASF en Biarritz, Jean Pierre Pascoueau.

El nuevo servicio permitirá a los clientes de Liber-t Océan y Vía T circular libremente a ambos lados de la frontera sin necesidad de instalar equipos adicionales ni pagar costes suplementarios. Por el puesto de Biriatou, situado entre Irún y Hendaya, circulan cada día unos 30.000 vehículos, de los que aproximadamente unos 10.000 lo hacen con el sistema Vía T y otros 1.500 con el dispositivo Liber-t Océan.

El sistema Vía T se implantó en Guipúzcoa en enero de 2005 y cuenta en la actualidad con 43.000 usuarios que lo emplean para beneficiarse de los descuentos (hasta el 75% del importe a partir de 21 viajes mensuales), a los que hay que sumar los que lo utilizan sin acogerse a estas rebajas y los conductores de otras provincias españolas. El aparato tiene un coste de 25 euros, aunque Bidegi les cobra siete euros al año a sus clientes.

Un año de vigencia

El convenio transfronterizo, que no tiene precedentes en ningún otro lugar de Europa, según seguraron los responsables de ASF y Bidegi, tiene un año de vigencia y su continuidad dependerá del resultado que depare esta experiencia. Inicialmente, sólo afectará a los turismos debido a que el telepeaje aún no está incorporado en Francia para los vehículos pesados.

Los conductores que dispongan de ambos aparatos deberán mantener sólo uno de ellos al alcance de las antenas, con el fin de evitar que los dos dispositivos activen la facturación del peaje. Los descuentos acordados en cada país no serán aplicables al otro lado de la frontera.

La razón por la cual el uso del Liber-t Océan deja de ser operativo en la A-8 a partir de Zarautz, según explicó Arana, se debe a que su empleo a partir de esta localidad exigiría extender el área de influencia del convenio a Vizcaya, donde opera otra entidad pública diferente (Interbiak). No obstante, los responsables de las autopistas no descartan extender el servicio a más peajes, lo que permitiría implantarlo también en la AP-1 (Eibar-Vitoria).

Los impulsores de esta iniciativa consideran que el nuevo sistema servirá para "mejorar la movilidad en la eurorregión vasca Bayona-San Sebastián", principalmente para los franceses y guipuzcoanos que cruzan la muga para trabajar o hacer compras y para los miles de aficionados al esquí que se desplazan a las estaciones del Pirineo framcés.

El convenio entre ASDF y Bidegi se enmarca en los acuerdos de colaboración que estas dos compañías mantienen desde 2005, y que propició el compromiso de aumentar el número de vías de paso en Biriatou o el protocolo para levantar las barreras en situaciones de grandes retenciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 8 de febrero de 2007