Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Narbona tacha de cínico al Consell por denunciar la desaladora de Torrevieja

La ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, aseguró ayer que "no hay más que cinismo y deslealtad" en la Generalitat, que ha denunciado ante la Unión Europea el proyecto de la desaladora de Torrevieja, la futura fábrica de agua más importante del Mediterráneo. La ministra, en el pleno del Congreso, descartó que haya algún problema ambiental con la infraestructura, como sostiene el Consell, al que acusó de "mentir".

Narbona contestó a una pregunta de la diputada del PSOE Juana Serna sobre la adjudicación de la planta de Torrevieja, que el ministerio prevé iniciar en los próximos días. La titular de Medio Ambiente recordó que la planta producirá 80 hectómetros cúbicos de agua, 40 para abastecimiento y otros tantos para regadío, y explicó que ya hay más demanda que esa cantidad.

La obra cuenta con financiación europea y la salmuera que genera el proceso de desalación se verterá a 500 metros de la pradera de posidonia más cercana para no dañarla, precisó la ministra. En su opinión, "hubiera sido oportuno" que por ese ecosistema marino se hubiera movilizado y actuado la Generalitat "cuando se han hecho determinadas infraestructuras o concedido determinadas concesiones, que esas sí han perjudicado y mucho a la pradera de posidonia".

Narbona replicó a la acusación de que la planta estará en zona protegida al destacar que el Consell ha autorizado "en ese mismo lugar" una subestación eléctrica. "Mentiras, todo mentiras, pero los ciudadanos lo saben cada vez mejor", como "los hoteleros de la Comunidad Valenciana, que no han tenido cortes de suministro de agua en el tercer año de sequía más grave", zanjó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 8 de febrero de 2007