El PP propone endurecer la legislación para frenar el fenómeno 'okupa' y el vandalismo

Rajoy acusa al Gobierno catalán de ser "condescendiente" con los delincuentes

El presidente del PP, Mariano Rajoy, acusó ayer al Gobierno catalán de ser "permisivo" y "condescendiente" con los delincuentes. Tal actitud, apuntó, hace que la inseguridad "siga creciendo" y sea "el principal problema" de los catalanes. En la clausura de unas jornadas sobre seguridad que el PP ha organizado en Barcelona, Rajoy propuso como alternativa endurecer la legislación para poner coto al fenómeno okupa y a los actos vandálicos. La propuesta de los conservadores prevé la reforma del Código Penal para combatir a los delincuentes multirreincidentes.

Más información

El documento de conclusiones presentado ayer por el PP recoge 40 propuestas en materia de seguridad pública, algunas tan dispares como instalar cámaras de vigilancia en espacios públicos conflictivos o dotar de más recursos la frontera de La Jonquera. En el texto se pide la revisión del Código Penal para que ciertos actos vandálicos y de incivismo que se produzcan de forma reiterada pasen a tener la consideración de falta e incluso de delito en los casos más graves.

El PP pretende también impulsar las "reformas legislativas necesarias" para que las viviendas ocupadas ilegalmente se puedan desalojar de forma "inmediata". Los populares proponen además la elaboración de un "plan de prevención y atención" para los vecinos víctimas de una usurpación.

"Si los poderes públicos ensalzan a los okupas como fenómeno cultural, en lugar de reprimirlo (...), se genera un caldo de cultivo en el que estos comportamientos son cada vez más la regla", dijo Rajoy ante unas 700 personas. A su juicio, el "clima de impunidad", el "buenismo imperante" y la "permisividad imperdonable" de los Gobiernos central y autónomo "lesionan los derechos y las libertades" de los ciudadanos.

Delincuencia "insostenible"

Los okupas no acapararon todo el tiempo de los populares, que dibujaron un panorama sombrío sobre otros aspectos de la seguridad ciudadana: los grupos de delincuencia organizada, las bandas juveniles o los asaltos violentos a viviendas. Ignacio Astarloa, que era número dos del ex ministro del Interior Ángel Acebes cuando se produjo el 11-M -el atentado más sangriento de la historia de España, con 191 muertos-, reiteró lo dicho el viernes y alertó de que las cifras de delincuencia en Cataluña son "insostenibles".

Para cambiar de rumbo, la "alternativa" del PP pasa por mejorar la coordinación con las policías locales, ampliar la estancia del Cuerpo Nacional de Policía y la Guardia Civil en Cataluña y, al mismo tiempo, retrasar el calendario previsto para el despliegue de los Mossos d'Esqudra. Este despliegue, según el líder del PP catalán, Josep Piqué, "se ha hecho de cara a la galería".

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 03 de febrero de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50