Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Guardia Civil detiene al presunto autor del asesinato del alcalde de Fago

El detenido, guarda forestal y ganadero, encabezó las listas del PSOE en los últimos comicios

El principal y más conocido enemigo de Miguel Grima, el asesinado alcalde de Fago (Huesca), del PP, fue detenido en la mañana de ayer por la Guardia Civil cuando se dirigía al establo de sus vacas en las afueras de esta pequeña población del Pirineo. Santiago Mainar, cabeza de lista del PSOE en las últimas elecciones municipales contra Grima, es sospechoso de ser el autor de la muerte a tiros del regidor, ocurrida en la noche del pasado 12 de enero. Los restos biológicos hallados en el coche de la víctima son la principal prueba contra Mainar. La Guardia Civil busca a dos o tres implicados más.

Santiago Mainar fue adversario político de Grima y mantenía con él numerosos pleitos Los agentes detuvieron al sospechoso cuando se dirigía a echar de comer a sus vacas

Santiago Mainar no ha tenido el menor inconveniente, en estas tres semanas, en conceder decenas de entrevistas dando su opinión sobre el homicidio, en el que todo apunta que no actuó solo. La Guardia Civil aún no ha identificado a sus cómplices. Mainar, guarda forestal, ganadero y candidato por el PSOE a la alcaldía de Fago en el año 2003, fue detenido por agentes de la Guardia Civil de Huesca y de la Unidad Central Operativa (UCO) sobre las 10.30 cuando se encaminaba a echar de comer a las vacas que tiene estabuladas a unos 500 metros de su domicilio de Fago. "Pasó en su vehículo, nos saludó con la mano y a continuación le detuvieron", recuerda un vecino.

Previamente los agentes habían cerrado las dos salidas del pueblo (la que conduce a Ansó y la que enlaza con Majones), como si temieran que el sospechoso pudiera intentar huir. Pero no fue así, sino que se entregó pacíficamente y sin la menor resistencia. Desde ese momento, Mainar permaneció custodiado y participó en los registros ordenados por la juez de instrucción número 2 de Jaca en su domicilio y en la granja, así como en una caseta aledaña al establo. Los registros se prolongaron hasta la noche de ayer sin que la Guardia Civil haya informado del resultado de estas diligencias. No obstante, fuentes próximas a la investigación han manifestado que no ha sido hallada la escopeta supuestamente empleada en el crimen.

Tras esas diligencias, el detenido fue conducido al cuartel de la Guardia Civil de Jaca, donde, pasadas las diez de la noche, lo visitó su abogado, Javier Notivoli. El letrado señaló después que Mainar se encontraba "bien y tranquilo" y que hoy volvería a ser conducido a Fago, donde la Guardia Civil continuará con los registros.

La detención de Mainar ha sido consecuencia de los análisis practicados por el departamento de Criminalística de la Dirección General de la Guardia Civil, que supuestamente halló restos biológicos (posiblemente cabellos) en el automóvil del alcalde asesinado. Estas muestras, cotejadas con el perfil genético de Mainar, habrían sido la prueba que convenció a la Guardia Civil de la supuesta participación de éste en el homicidio. "El trabajo de Criminalística fue muy concienzudo y, además tomaron isótopos en busca de saliva, restos de piel y otros materiales en el Mercedes 190 del fallecido Grima", resaltó una fuente del instituto armado.

El alcalde regresaba el 12 de enero pasado a su domicilio de Fago cuando sufrió una emboscada cerca de Majones, al verse obligado a detener su coche por la existencia de unas piedras en la calzada que habían sido colocadas por los agresores. Tras dispararle un único cartucho, cargado con postas, los asesinos intentaron arrojar el cadáver por un barranco, sin llegar a conseguirlo. Después se llevaron el Mercedes de la víctima y lo dejaron abandonado junto a una ermita próxima a Berdún, a unos 12 kilómetros de donde le habían matado.

Un médico guipuzcoano, Iñaki B. A., pasó por el lugar del crimen cuando aún estaban allí los homicidas. Al ver el coche del alcalde, hizo ademán de detenerse para comprobar si había sufrido un percance y necesitaba ayuda. Pero un individuo vestido con mono de trabajo y con una linterna frontal en la cabeza le indicó que prosiguiera su marcha. El médico y su esposa han declarado a la Guardia Civil que el individuo de la linterna no estaba sólo, pero no han podido precisar más datos debido a la oscuridad.

El origen del crimen hay que buscarlo en la vieja enemistad existente entre Mainar y Grima, debido a que éste acusaba a su oponente político de contaminar las aguas del río con el estiércol de sus vacas, además de haber presentado contra él una denuncia ante el Seprona de la Guardia Civil acusándole de delito ecológico. Mainar no sólo batalló contra el alcalde por sus propias causas, sino que también actuó como testigo en otros procesos judiciales emprendidos por varios de los 25 habitantes censados en Fago. En la mayoría de las ocasiones eran debidos a que el regidor se oponía a empadronar a nuevos vecinos.

El crimen, sobre el que el juzgado de instrucción número dos de Jaca mantiene el secreto del sumario, alentó las especulaciones en torno a los motivos de los asesinos, informa la agencia Efe. Sobre la posibilidad de un desenlace de este tipo, Mainar nunca ocultó, en sus numerosas entrevistas que concedió a los medios de comunicación, que a su juicio esta era una posibilidad, porque "cuando se cometen barbaridades, puede haber alguien que piense en acabar con todo de forma rápida".

Mainar fue uno de los primeros vecinos en prestar declaración ante los agentes de la Guardia Civil tras el asesinato del alcalde. En el pueblo era conocido por todos que Grima y Mainar eran rivales. A los vecinos les cuesta recordar que hace algunos años eran amigos y que fue precisamente Santiago Mainar, que además de guarda forestal también es ganadero, quien le dio a conocer el pueblo al edil popular, que entonces vivía en Zaragoza.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 3 de febrero de 2007