Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La campaña contra las maniquíes esqueléticas llega a Nueva York

Pretende garantizar una alimentación saludable de actores y modelos menores de 18 años

Promover un concepto saludable de la belleza. Así describe la concejal demócrata Gale Brewer su iniciativa para prohibir que modelos esqueléticas desfilen por las pasarelas de Nueva York, siguiendo los pasos dados en Europa por Madrid y Milán. La propuesta de Brewer se pone sobre la mesa coincidiendo con la celebración de la semana de la moda neoyorquina.

Nueva York es una de las grandes capitales de la moda, con dos grandes citas en febrero y septiembre que reúnen a la flor y nata del sector. La presentación de las colecciones otoño-invierno 2007 de las firmas arrancó ayer y durará hasta el próximo viernes. La iniciativa de la concejal, presentada un día antes de que arrancaran los desfiles en Bryan Park, sigue a otra que días atrás presentó José Rivera ante la Asamblea en Albany.

Rivera propone que se introduzca un estándar nutricional que cubra todo el Estado de Nueva York, para garantizar una alimentación saludable de actores y modelos menores de 18 años de edad. Y es que la muerte en 2006 de dos jóvenes modelos, la brasileña Ana Carolina Reston y la uruguaya Luisel Ramos, causaron conmoción en todo el mundo. Madrid decidió en septiembre prohibir el desfile de modelos extremadamente delgadas, un primer paso que creó controversia en el sector.

Milán siguió la iniciativa española exigiendo a las agencias que presenten certificados médicos antes de que las modelos empiecen a desfilar. En EE UU, el Council of Fashion Designers of America (CFDA), dirigido por Diane von Furstenberg, también introdujo a mediados de enero sus propias directrices para garantizar un peso saludable de las modelos, e invita a los organizadores de las pasarelas a que den comida sana a las modelos en los bastidores y que rechacen a las modelos esqueléticas.

El estándar del CFDA es de aplicación voluntaria y, como señala Lynn Grefe, de la National Eating Disorders Association, "estas directrices acaban colgadas de la pared". Brewer quiere para evitarlo que estas líneas directrices sean de obligado cumplimiento y pretende que se prohíba por completo el desfile de modelos peligrosamente delgadas en las pasarelas de Nueva York. El debate está servido. EE UU cuenta con 10 millones de mujeres y niñas con problemas de anorexia o bulimia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 3 de febrero de 2007