Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

IU se enfrenta al Senado al preguntar por las cuentas de la Casa del Rey

La Cámara alta rechaza seis cuestiones sobre la renta de la familia real

Una batería de preguntas sobre detalles de la economía de la Casa del Rey ha enfrentado al único representante de Izquierda Unida en el Senado con la presidencia de la Cámara Alta. Las preguntas, presentadas el pasado diciembre, no han sido admitidas para ser enviadas al Gobierno, lo que el senador considera censura de su derecho al control parlamentario, y acusa directamente al presidente del Senado de "proteger al Gobierno en vez de a los senadores". El Senado alega que las cuestiones no están correctamente formuladas.

El senador Eduardo Cuenca registró el pasado 20 de diciembre seis preguntas escritas dirigidas al Gobierno referentes a detalles económicos de la Casa del Rey. En concreto, Cuenca preguntaba si los miembros de la familia real hacen "la correspondiente declaración de renta y patrimonio"; si realizan "declaraciones de intereses y bienes, como altos cargos"; sobre "las remuneraciones" que reciben "por el desempeño de sus cargos"; sobre la distribución del presupuesto de la Casa del Rey; y sobre el grado de sometimiento a la Ley de Contratos del Estado de los contratos y servicios que efectúa la Casa del Rey.

La Mesa, compuesta por tres senadores del PP, uno del PSE (el presidente), uno del PSC (el vicepresidente), uno de CiU y otro del PNV, es el órgano de gobierno del Senado. En su reunión del pasado martes, decidió no admitir estas preguntas. Según explicaron fuentes de la Cámara, el senador debe "reformular" las preguntas, porque tal como están redactadas "no son competencia del Gobierno".

Sin control parlamentario

Según este argumento, el senador debe preguntar sobre la valoración que hace el Gobierno de estos temas o sobre la información que tenga de los mismos. "Es absurdo", respondía ayer Cuenca. "Yo, como senador, sólo puedo preguntar al Gobierno. ¿A quién va a ir dirigida la pregunta si no?". En opinión de Cuenca, "el presidente del Senado está más preocupado de proteger al Gobierno que de defender a los senadores".

Los límites del control parlamentario están definidos por la Constitución y el Reglamento del Senado. Este rechaza que se presenten preguntas sobre cuestiones jurídicas, preguntas reiterativas o aquellas que respondan al interés personal de quien las formula. También dice expresamente que esas preguntas se dirigen "al Gobierno". El primer argumento para rechazar las preguntas es que no están dirigidas al Gobierno sino a la Casa del Rey, que no está sometida a control parlamentario.

Por otro lado, varias de las cuestiones que pregunta IU están resueltas en el artículo 65.1 de la Constitución, que dice: "El Rey recibe de los Presupuestos del Estado una cantidad global para el sostenimiento de su Familia y Casa, y distribuye libremente la misma". Respecto a pedir las declaraciones de la renta de los miembros de la Casa del Rey,la Ley General Tributaria dice que los datos de Hacienda de todos los españoles "tienen carácter reservado". Sólo una comisión de investigación parlamentaria podría pedir esos datos (artículo 95.1 apartado e).

Cuenca aprovechó el incidente para denunciar la necesidad de que los españoles conozcan los detalles del presupuesto de la Casa del Rey, "como sucede en Reino Unido y otros países".

La misma reunión de la Mesa que rechazó las preguntas de IU, admitió sin embargo otra del senador nacionalista vasco Iñaki Anasagasti, sobre "la valoración del Gobierno" acerca de que el Rey no mencionara las lenguas cooficiales en su discurso de Navidad. El senador Anasagasti, miembro de la Mesa, suele presentar preguntas relativas a la Casa del Rey, pero siempre incluye en las mismas la cautela de apelar directamente a competencias del Gobierno. Por ejemplo, para conocer detalles sobre el viaje a Rusia en el que don Juan Carlos supuestamente mató un oso, preguntó si en aquel viaje el Rey tuvo asistencia diplomática.

Las respuestas del Gobierno a Anasagasti suelen ser evasivas y no aportan el más mínimo detalle de los entresijos de la actividad de la Casa del Rey. Pero al menos le responden. "El Gobierno tiene una política de encubrir cualquier pifia que haga la Casa del Rey", decía el miércoles el senador del PNV. Anasagasti no está de acuerdo con la decisión del órgano rector y opina que las preguntas de IU debían haber sido admitidas y presentadas, "y después el Gobierno que conteste lo que quiera". El senador Cuenca estudia "reformular" las preguntas como le pide el Senado, pero también intentar obtener la información por medio de otras iniciativas parlamentarias.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 2 de febrero de 2007