Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El temporal remite mientras seis carreteras siguen cortadas

El temporal de frío, nieve, lluvia y fuerte viento que en los últimos días ha afectado al territorio valenciano comenzó en la tarde de ayer a remitir a medida que la borrasca se desplazaba hacia las comarcas del sur. La menor intensidad de temporal llevó a la Generalitat a retirar la preemergencia por nieve y lluvia en las provincia de Castellón y Valencia, aunque mantuvo el estado de alerta, ante la posibilidad de fuertes rachas de viento, en los municipios costeros de la provincia de Alicante.

El Centro de Coordinación de Emergencias, dependiente de la Consejería de Administraciones Públicas, dio por finalizadas estas alertas tras recibir el último parte del Instituto Nacional de Meteorología, que prevé para hoy cielos poco nubosos en la mitad norte y nubosos a muy nubosos en la mitad sur, con precipitaciones en general moderadas. Las temperaturas en la mitad sur seguirán sin cambios y en el norte irán en moderado ascenso, mientras que los vientos soplarán flojos de componente norte en la mitad norte y, en el resto, moderados del noreste, con intervalos fuertes en el litoral de Alicante.

No obstante, en sus últimos coletazos el temporal mantuvo ayer un total de seis carreteras cortadas y, además, en otros 14 tramos de la red viaria de la Comunidad Valenciana era necesario el uso de cadenas para poder transitar. En la comarca de la Hoya de Buñol, son dos las carreteras que siguen cerradas al tráfico: se trata de la CV-425, que une las Ventas de Buñol y la N-330, y la CV-428, entre la CV-425 y Cortes de Pallás. Asimismo, la CV-438 y la CV-590, entre Ayora, Rotgla y Corberá, ambas situadas en el Valle de Ayora-Cofrentes, tampoco permiten el paso de tráfico, del mismo modo que la CV-215, entre L'Alcudia de Veo y Segorbe, en la comarca del Alto Palancia, y la CV-391, entre el municipio de Requena y el Remedio. De las 14 carreteras que precisan el uso de cadenas, tres están situadas en la comarca de Els Ports. Se trata de la CV-121, entre Mirambel y Bordón; la CV-124, que une el Forcall y Ares del Maestrat; y la CV-125, entre Morella y La Iglesuaela a la altura del puerto de Morella.

Ferry de Dénia

Otra de las secuelas del temporal, en este caso debido a la lluvia y al viento, fue la cancelación de los trayectos previstos en la jornada de ayer del ferry que une Dénia con la islas Baleares. De este modo, la compañía que explota el servicio suspendió las salidas del barco que debía hacer el trayecto Palma-Dénia a las 9.30 horas y el que cubría el trayecto Ibiza-Dénia de las 14.15 horas. Además, la compañía desvió al puerto de Alicante los pasajeros del ferry Manuel Azaña.

Los inconvenientes más destacados de esta primera ola de frío del invierno se vivieron en la jornada del viernes en Valencia, cuando el viento y la nieve aislaron prácticamente la capital y las comarcas de su entorno.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 28 de enero de 2007