Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Touriño compromete la aprobación del Plan General de Vigo en este año

"El urbanismo que se quería aprobar está proscrito en todas partes", dice el PSOE

Vigo "puede tener y tendrá" en este mismo año Plan Xeral de Ordenación Municipal (PXOM), con "solvencia jurídica" y con "calidad urbanística", afirmó ayer el presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño. Rechazó que la resolución adoptada el viernes por Política Territorial sea "partidista, pese a lo que algunos creen", sinó una decisión "acertada y buena". Una opinión similar expresaron ayer mismo Mauricio Ruiz Ceniceros y Xulio Calviño, portavoces el grupo municipal socialista vigués. "El urbanismo que se quería aprobar para Vigo está proscrito en Galicia, en España y en Europa", dijeron.

Para el presidente gallego es una misión "indeclinable" de la Xunta garantizar que los planes que se aprueben establezcan el abastecimiento de agua potable, que reúnan unos servicios públicos y que se cumplan sin ir en detrimento de la sostenibilidad, además de que cumplan la ley.

El grupo municipal socialista de Vigo considera que la resolución de la Consellería de Política Territorial corrobora los criterios que sus portavoces han venido defendiendo para oponerse al plan remitido por el Gobierno municipal a la Xunta. La actuación de Política Territorial es "coherente con los pronunciamientos" del Gobierno gallego en otros municipios y atribuir la responsabilidad del rechazo del PXOM vigués a ningún candidato electoral "es absurdo y electoralismo zafio de la alcaldía", dijo Xulio Calviño. "La responsabilidad es de la incompetencia de José Manuel Figueroa [portavoz popular y responsable de Urbanismo en el ayuntamiento] y de Corina Porro. Que no busquen otras", añadió.

Las correcciones que requiere la Xunta para aprobar el PXOM vigués son "complejas, pero asumibles y realizables", señaló Mauricio Ruiz Ceniceros, que ha liderado la oposición socialista al PXOM. "El problema del PP es que con sus promesas ha generado unas expectativas que no se ajustan a la legalidad". Ruiz consideró "alarma exagerada" el temor al efecto que pueda tener la resolución de la Xunta sobre el levantamiento de la suspensión de licencias solicitadas con arreglo al plan de 1993, "porque afectan a un planeamiento terciario", y citó la clave del problema en "el modelo de crecimiento que proponía el PXOM y que tendrán que cambiar".

A su juicio, el proyecto remitido desde el ayuntamiento responde a un "modelo desarrollista" que la Xunta insta a modificar por "insostenible y desproporcionado, con un crecimiento que dobla la ciudad actual. Sólo esto ya lo hace inaprobable en su totalidad, es un fallo que sólo puede subsanarse cambiando el modelo".

Además se refirió, como causas del rechazo de la Xunta que el PSOE comparte, a la insuficiencia de infraestructuras para ese crecimiento, y el no sometimiento a la legalidad en la clasificación del suelo, que quedaría abierta a la arbitrariedad y la inseguridad jurídica. Esos fueron también, según Mauricio Ruiz, los principales reparos formulados en 2004 por la Xunta del PP, concretamente por la consellería que dirigía Alberto Núñez Feijóo, y que el Gobierno municipal no corrigió.

La responsabilidad del rechazo del PXOM, prosiguió Mauricio Ruiz, hay que buscarla en los documentos que debían haberse aportado en este mandato y en la gestión urbanística del Gobierno municipal del PP. "Por una parte, no prestó atención a la contestación social suscitada por el PXOM, pese a que esa contestación estaba apuntando sus carencias, y por otra parte, ha ignorado todos y cada uno de los planes parciales que debería integrar el PXOM y que se encuentran paralizados: Casco Vello, A Guía, Castrelos y Centro. O se han equivocado de modelo urbanístico o han hecho dejación de sus funciones", señaló Ruiz.

Respecto al apoyo prestado por el BNG al plan y, ahora, la vinculación electoralista que hace de la resolución de Política Territorial, los portavoces socialistas indicaron que "los argumentos están más que definidos. La Xunta ha mantenido el mismo criterio para todos los ayuntamientos y tendrá que ser el BNG quien explique su respaldo a un PXOM que no responde a criterios objetivos de sostenibilidad y de legalidad". Consideraron que la orientación declarada del vicepresidente de la Xunta, Anxo Quintana, cambia la mantenida por el BNG vigués, al que pidieron "que exija al Gobierno municipal que cambie de criterios y que cumpla".

"Graves consecuencias"

La alcaldesa de Vigo, Corina Porro, hizo una breve alusión ayer, durante la presentación de su candidatura a las próximas elecciones municipales, al polémico tema del PXOM. "No nos vamos a callar", dijo, y denunció directamente al PSOE como responsable de la situación.

"El PSOE ha paralizado la ciudad, con unas gravísimas consecuencias. Va a significar que Vigo no tenga inversiones que estaban ya negociadas y cerradas. Sólo nos queda trabajar para que todo esto tenga la menor repercusión posible".

El próximo martes, Corina Porro y algunos responsables de su equipo acudirán a la Consellería de Política Territorial para entrevistarse con su titular, María José Caride, y recibir de ésta mayores explicaciones sobre los motivos de paralización del plan y la metodologìa y calendario que podría aplicarse a la actual situación para darle una salida en el plazo más breve posible.

Las correcciones señaladas por la Xunta implicarán una nueva redacción del PXOM, que tendrá que ser de nuevo aprobado por el pleno municipal y remitido a Política Territorial para su aprobación en un proceso que no durará menos de tres meses.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 21 de enero de 2007