Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El escultor Luis Quintero reflexiona sobre la libertad y el tiempo en sus nuevas obras

El artista gaditano expone en Sevilla y avanza en su monumento a la Constitución de 1978

En la casa chiclanera de Luis Quintero (Cádiz, 1963) el reloj se paró los últimos días de diciembre y los primeros de enero. Pero también pareció acelerarse a cámara rápida. Fueron las jornadas previas a la inauguración en la sala Imagen de Sevilla de su última exposición, Tempus, una muestra escultórica, fotográfica y pictórica con la que reflexiona precisamente sobre el paso del tiempo, el transcurrir lento o rápido de unas agujas en las que uno se mueve como su espacio vital. Al artista su nueva muestra le llega mientras prepara dos monumentos en Cádiz en torno a la libertad.

Quintero asume la responsabilidad y también el honor de ser el primer escultor que levante una obra en la capital gaditana en homenaje a la Constitución de 1978. Un reto que es de fondo, por el contenido del mensaje que encierra, y de forma, porque se ubicará en un lugar emblemático, las Puertas de Tierra, las murallas de piedra que separan la parte nueva de la ciudad de su casco histórico. El sitio lo ha elegido el Ayuntamiento de Cádiz en una decisión nada casual. "Es el tránsito entre lo moderno y lo antiguo. Creo que es el lugar idóneo", afirma el artista.

Su diseño inicial refleja a un hombre en tensión que sostiene su cabeza separada del cuerpo subido a una peana bajo la que se ubica un libro. "Es un símbolo entre el mundo del pensamiento y la libertad y el mundo real en el que se apoya el ser humano para conseguir esa libertad", explica Quintero. Y en ese viaje entre esos dos mundos, el hombre ejerce de vehículo. "El hombre como portador de ideas entre la jerarquía natural en la que domina el más fuerte al paso de los poderes que todos conocemos", aclara. Hay una esfera fragmentada que representa la fragilidad de la libertad y el hombre está decapitado "porque tiene que ejercer un sacrificio individual en pos de la colectividad".

De esta forma, el escultor gaditano ha resumido el espíritu de la Carta Magna de 1978. La maqueta inicial es todavía susceptible de cambios. "Habrá modificaciones formales que tendrán que ver con la tensión de la figura. Ahora mismo es casi animal y creo que puede mostrarse más relajado". Con base de mármol y elementos de bronce, de cuatro metros, irá ubicado frente a las Puertas de Tierra en un triángulo ajardinado, con lo que podría incluir textos basados en las ideas de igualdad, fraternidad y libertad. Quintero quiere inaugurarlo en diciembre coincidiendo con el aniversario de la Constitución. "He previsto un año de ejecución y sería una fecha muy especial para presentar el monumento completamente terminado", anunció.

En Chiclana, frente a la futura Casa de los Periodistas, que auspicia la Asociación de la Prensa de Cádiz, Quintero ha recibido el encargo de ubicar otro monumento dedicado a la libertad de expresión, que será la entrada de este recinto para profesionales perseguidos en el mundo por ejercer este derecho. También ultima una llave que se entregará a cada uno de los huéspedes. Es suyo también el ángel que oteará el horizonte desde la cúspide de la recién construida pirámide en el cementerio chiclanero.

Piezas nuevas y antiguas

Los futuros proyectos del escultor han coincidido con el esfuerzo puesto en la exposición Tempus, que se inauguraba el pasado 12 de enero en la sala Imagen de Sevilla. Francisco Manuel Cano, comisario de la muestra, y el artista han reunido siete piezas antiguas y 23 nuevas. Obras en las que el tiempo es un escenario, el escenario de la propia vida. "Es una revisión al proceso del tiempo en la obra, en la vida y en la percepción que tenemos nosotros mismos de nuestro futuro, pasado y presente". Además, Caja San Fernando prevé editar un libro con los trabajos reunidos en el que habrá textos de Francisco Manuel Cano y de Javier González de Durana, el director del prestigioso museo Artium.

Quintero ya tiene en mente nuevas exposiciones en Madrid y Cádiz. En la capital gaditana se le preparará a finales de este año el castillo de Santa Catalina para acoger nuevas obras. Durante todo este año en su casa-estudio de Chiclana volverá a pararse el tiempo para permitir la reflexión de cada trabajo. Pero a última hora el reloj, de nuevo, parecerá acelerarse. Como siempre que urge cumplir todas las metas marcadas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de enero de 2007