Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Chaves dice que restablecerá la legalidad en Marbella sin "vendetta"

El nuevo PGOU conciliará los intereses generales y particulares

Los socialistas andaluces intentaron ayer enviar un mensaje de tranquilidad a los ciudadanos de Marbella (Málaga) ante la posibilidad de que la Administración autonómica ejecute derribos de edificaciones ilegales construidas durante los mandatos del GIL. La Junta no actuará como un elefante en una cacharrería, vino a decir el presidente andaluz, Manuel Chaves, en la clausura de la Conferencia Política del PSOE andaluz sobre Desarrollo Sostenible. Restablecerá la legalidad, pero sin "vendettas", dijo.

Chaves se hizo eco de la preocupación existente entre los propietarios que compraron edificaciones en terrenos no autorizados por la legalidad vigente, permitidas a través de las licencias municipales que concedían los gobiernos del GIL. En el nuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) que elabora la Junta la previsión es regularizar 25.000 de las 30.000 viviendas ilegales.

Hacia esas personas se dirigió el presidente de la Junta para enviarles un "mensaje de tranquilidad". En el nuevo PGOU "se tendrán en cuenta", dijo, la conciliación de los intereses generales con los particulares y que "muchos ciudadanos han actuado de buena fe y han sido víctimas" de los desaprensivos. "Haremos lo que digan los jueces. La justicia dirá el qué, el cuánto y el cómo se tienen que ejecutar las sentencias", enfatizó.

La posibilidad de meter la piqueta a las casas, hoteles y centros comerciales construidos en zonas donde debía haber parques, colegios o equipamientos públicos sobrevoló en el debate de los socialistas sobre el desarrollo sostenible, aunque en sus conclusiones no se establece ninguna resolución concreta.

Y es que los socialistas no eligieron Marbella para celebrar su conferencia política para asustar a los marbellíes, sino para lanzar mensajes electorales. El principal es el de que la solución de los problemas de esta ciudad pasa por unir esfuerzos de todas las administraciones públicas. "Vamos a arrimar el hombro", dijo Chaves, quien aseguró que para que la ciudad recupere su potencial actuarán "juntos" el Ayuntamiento, la Junta y el Gobierno central.

Chaves y la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, intentaron con sus palabras de ánimo y de compromiso poner en órbita la candidatura de Paulino Plata a la alcaldía marbellí, ya que, en opinión de ambos, sólo los socialistas pueden restablecer la legalidad en la ciudad y recuperar el buen nombre de Marbella.

"Aquí se acabaron los maletines, la ilegalidad y la corrupción", dijo Chaves.

Plata aprovechó a fondo la tribuna que le brindó el presidir la conferencia para arremeter contra el PP y empezar a enfundarse el traje de faena de candidato y desvestirse del de consejero de Turismo. Para Plata, el PP es "el heredero del gilismo y de hacer política como el GIL", al tiempo que se preguntó cómo financia el PP "las 11 sedes electorales populares y una unidad móvil" distribuidas por la ciudad.

Los socialistas salieron satisfechos de su conferencia política, ya que algunas de las resoluciones que han aprobado se materializarán en ofertas concretas en sus programas electorales. No obstante, Chaves pasó de largo por algunas de las medidas aprobadas y que requerirán el apoyo de su gobierno, como la de bonificar fiscalmente los pisos vacíos para el alquiler o la de adelantar dinero a los ayuntamientos para expropiar suelo para VPO.

De lo que sí se mostró orgulloso es de la capacidad de renovación de su partido. Una idea que expuso también el candidato del PSOE a la alcaldía de Granada y ponente de la comisión sobre ciudad, Javier Torres Vela. "El PSOE ha tenido el coraje de poner en el centro de su agenda su insatisfacción sobre las ciudades que vivimos, no sus éxitos ni sus logros", aseguró, al tiempo que defendió un urbanismo "para hacer ciudad y no para vender ciudad". Plata y Torres Vela fueron los candidatos socialistas que mejor aprovecharon el potente altavoz de la conferencia, en contraste con otros aspirantes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 15 de enero de 2007