Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Reconocer la derrota

En los casinos y salas de juego, la tipología de jugadores es muy amplia. Una de las tipologías que nunca falta es la del jugador que no sabe reconocer nunca sus pérdidas (comportamiento, por otra parte, muy afín a la condición humana) y en cuanto se queda sin dinero en el bolsillo acude al cajero más próximo para obtener más con el que seguir apostando y recuperar lo perdido. Este tipo de jugador adictivo, que nunca reconoce el error, es el que, naturalmente, puede sufrir más pérdidas.

El presidente de EE UU recuerda a este tipo de jugadores. Con 3.000 vidas perdidas ya en Irak, a Bush no le importa seguir apostando y enviar más soldados. Quizá porque, en este caso, el dinero de la apuesta (las vidas) no las pone él. Debe pensar que los soldados que mueren son virtuales, como si formasen parte de un videojuego. Éstas son las consecuencias para el pueblo norteamericano de haber puesto en el poder a una persona que ya había demostrado previamente tener otras adicciones. Con la estrategia que pretende seguir, veremos cómo el próximo presidente de EE UU tendrá que dedicarse a sacar con helicópteros a sus chicos de los tejados de las casas de la Zona Verde en Bagdad. Lo mismo que en Vietnam. ¿Quién negaba que la historia se repite.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 12 de enero de 2007