Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

400.000 gallegos no logran salir del umbral de pobreza, según los parámetros de la UE

Un estudio de Caixa Galicia advierte del enquistamiento desde 1990 de la Galicia interior

Un total de 400.000 gallegos que viven en 130.000 hogares permanecen enquistados bajo el umbral de pobreza, según los criterios Laeken de la Unión Europea (UE). Se trata de personas cuyos ingresos económicos están en el 40% más pobre de la población española. Una investigación presentada anoche por la Fundación Caixa Galicia revela que esta bolsa de pobreza no varía desde 1990. Sin embargo, Galicia aparece retratada como una autonomía con menor desigualdad social, a niveles homologables a Bélgica u Holanda, si bien es una igualdad menos próspera por los menores ingresos.

Menos prósperos pero más iguales en cifra de ingresos que el resto de los españoles y que la mayoría de los países de la UE. Este es el retrato de La distribución de la renta en Galicia, un estudio sobre desigualdad y pobreza presentado ayer por el Centro de Investigación Económica y Financiera de Caixa Galicia. El trabajo ha sido elaborado por los profesores Carlos Gradín, Coral del Río y Olga Cantó, tres investigadores de la Universidad de Vigo con conocida reputación internacional en este tipo de análisis.

Lo que sigue es un resumen de los resultados que contiene la investigación.

Crece el índice de pobreza

Durante todo el nuevo siglo el índice de pobreza se mantiene anclado en una porporción que afecta al 14%-15% de la población gallega. En 2004 creció hasta el 14,8%, desde el 14,3% de 2003. La bolsa de pobres más elevada se sitúa en toda la franja interior de la provincia de Pontevedra, con casi un 23% de personas viviendo por debajo del 60% de la mediana española. La comarca gallega con menos pobres es la de A Coruña, con sólo un 9,6% de hogares en esta situación, menos de la mitad de la media española.

Carlos Gradín subrayó que el enquistamiento del número de pobres relativos en Galicia "se mantiene estable desde la década de los 90, al contrario de lo que sucedió en los 70 y 80, cuando se aprecia una importante mejora de la situación". El número de hogares con muy bajos ingresos es mucho mayor en los pequeños pueblos (16,9% vive bajo el umbral de pobreza) que en las principales ciudades gallegas (12,3% de habitantes en situación de pobreza relativa). El criterio de pobreza de la UE fue establecido en la Cumbre de Laeken (Bélgica) en el año 2001.

Menor desigualdad en Galicia

La tasa de desigualdad en Galicia es una de las mejores de Europa. Según los datos del estudio, la diferencia media de ingresos entre los gallegos es de un 27%, por debajo de la media europea (28%) y mucho más equilibrada que la media española (33%). Dicho de otro modo, Galicia es más pobre pero más igualitaria que el resto de España en el nivel de ingresos de sus hogares. De hecho la tasa de igualdad socioeconómica en Galicia está por delante de países como Bélgica u Holanda. Dinamarca es el país con menor desigualdad económica de Europa (22%) y Portugal ocupa el peor puesto (37%).

La investigación de Caixa Galicia también establece las diferencias económicas entre zonas y estratos sociales. Por término medio, el 20% de los hogares más ricos de Galicia ingresan el cuádruple que el 20% de los más pobres. Las mayores diferencias se producen en Santiago, donde las familias más boyantes multiplican por 5,3 las rentas de los hogares menos prósperos. El dato es muy similar en la comarca de A Coruña. Las distancias entre ricos y pobres son más cortas (4 veces) en los municipios de menos de 10.000 habitantes.

La autopista divide en dos

"La Autopista del Atlántico es la raya geográfica entre la Galicia que progresa y la que va en recesión. Es como una profunda brecha que divide la Comunidad Autónoma", explican los investigadores. Efectivamente, el estudio constata que al este de la autopista gallega vive la población más envejecida, más pobre y "absolutamente dependiente de las prestaciones sociales", señaló Gradín. En toda esa franja oriental a la AP-9 entre el 30% y hasta el 40% de los ingresos de los hogares dependen de las pensiones.

Hay otra bolsa geográfica de pobreza: la comarca de la Costa da Morte. Sin embargo, Gradín indica que "mientras que en esta zona costera se detecta un gran progreso y evolución, tanto en renta como en población, la franja interior no deja de retroceder". Las únicas comarcas gallegas que presentan hogares con una media de ingresos superiores al 110% de la media gallega son Vigo, A Coruña, Santiago y Lugo.

Los autores de la investigación socioeconómica advierten que "aunque estas zonas rurales son más pobres, su nivel de desigualdad es menor, mientras que en las ciudades se detectan cada vez mayores desigualdades en los niveles de ingresos de los hogares", explicó Carlos Gradín.

Pensionistas, 24%

Casi una cuarta parte (un 24%) de los ingresos de todos los hogares gallegos proceden de las pensiones. La cifra más alta de dependencia de las pensiones se produce en todo el sur de la provincia de Lugo, donde un 38% de la riqueza de los ciudadanos son este tipo de prestaciones sociales. Dentro de las ciudades, Ourense con un 33% de ingresos por pensiones, y Ferrol (31%), son las áreas urbanas más dependientes de los subsidios del Estado. El estudio subraya la dependencia económica rural del pensionista de cada casa, así como el caso de la comarca de Ferrol.

Lugo, la más rica

La comarca de Lugo es, en toda Galicia, la que presenta unos ingresos medios por persona más elevados. Cada lugués ingresa 643 euros al mes, frente a los 488 euros que gana un habitante de la provincia de Ourense.

Entre las ciudades, la siguiente en riqueza es Pontevedra (624 euros por persona al mes), seguida de Ferrool (621 euros), A Coruña (621 euros) y Vigo (594 euros). La media gallega es de un ingreso de 561 euros por persona al mes, una vez repartidos los ingresos de un hogar entre todos los que lo habitan. La provincia de Lugo y todo el interior de la provincia de Pontevedra son, además, las áreas de Galicia que disponen de mayor volumen de ingresos de empresarios. Se trata, en general, de autónomos (profesionales o comerciantes), es decir, un tipo de autoempleo que responde a la falta de granes empresas empleadoras.

Santiago, la independiente

La comarca de Santiago es, junto con la de Vigo, la que menos depende de las prestaciones sociales en la cuenta de ingresos de sus familias. El 68% de los ingresos de los compostelanos y el 67% de los de los vigueses proceden de las rentas del trabajo por cuenta ajena. Sólo el 16% de los ingresos de Santiago y el 17% de los de Vigo proceden de las pensiones que reciben sus jubilados, frente a la media del 24% gallego. En Santiago, además, un 12% de las rentas de las familias proceden de ingresos por cuenta propia de empresarios y autónomos, frente al 10% de Vigo.

La tarta de ingresos familiares en Galicia depende en un 15% de los ingresos de empresarios, en un 56% del trabajo por cuenta ajena y en el citado 24% de las pensiones. Ourense es, con diferencia, la provincia gallega más dependiente de las pensiones para la supervivencia económica de sus hogares.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 12 de enero de 2007