_
_
_
_
_

El asesor de Fórum descarga toda la responsabilidad en Briones

El juez Baltasar Garzón interroga a tres ex directivos de la filátelica

El asesor de Fórum, Juan Ramón González, admitió ayer ante el juez Baltasar Garzón que se entrevistó al menos 12 veces con el presunto dueño real de la filatélica, José Manuel Carlos Llorca, prófugo condenado por blanqueo de capitales. Y diluyó su papel: "Yo elaboraba documentos, pero el maquillaje final lo hacía Briones", ex presidente de la empresa. Sin embargo, notas intervenidas le dan un papel decisivo.

En su primera comparecencia como imputado en el caso Fórum, una estafa con más de 280.000 afectados, este asesor jurídico de la filatélica se mostró esquivo sobre las operaciones de lavado de dinero en que presuntamente intervino Fórum y su filial Grupo Unido de Operaciones y Proyectos. Aseguró que "sólo actuaba como mensajero y que cumplía órdenes" del entonces presidente de la compañía, Francisco Briones.

Su declaración entra en frontal colisión con documentos obrantes en la causa. En la sede de Fórum se intervinieron notas confidenciales supuestamente elaboradas por José Manuel Carlos Llorca Rodríguez -condenado por blanqueo de capitales del narcotráfico y huido de la justicia-, con instrucciones muy precisas sobre los pasos que él y Antonio Merino, entonces director general de Fórum, debían dar, por encima de quien entonces formalmente gobernaba la compañia, Briones.

En este sentido, González reconoció haberse visto en "al menos 12 ocasiones" con Llorca. Aseguró que le conoció en 2002 como representante del antiguo y fallecido presidente de Fórum, Jesús Fernández Prada. El ex asesor de Fórum reconoció que fue el quien redactó el contrato de venta de acciones en junio de 2002 entre Fernández Prada y Briones. Anticipó que Briones también conoció a Llorca, algo que, presumiblemente, el ex presidente de Fórum no iba a negar, según fuentes de su entorno.

González reconoció que antes de que Fórum fuera intervenida judicialmente, junto con Afinsa, por un presunto fraude masivo tuvo abundantes contactos con la filatélica rival. En concreto con su entonces secretario general, Joaquín Abajo Quintana, para afrontar los problemas de la venta de sellos. Según sus explicaciones, ambas sociedades compartían la voluntad de afianzar sus productos "como mercantiles y abandonar los términos financieros de los contratos" con la intención de "evitar una posible intervención de la empresa". Sus esfuerzos en eliminar el término financiero de los contratos respondían a la finalidad de "no confundir a la clientela".

Publicidad engañosa

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Esta estrategia preventiva les llevó a que contrataran conjuntamente a la firma Ernst & Young un informe sobre modelos de contratos que fue emitido con fecha de 13 de octubre de 2005 y que "circulaba por fax entre las dos empresas". Leído al revés su relato, según los investigadores, demostraría que ambas sociedades en 2005 eran conscientes de que su publicidad de los sellos invitaba a engaño en la medida que los ofertaban como inversión financiera, cuando no debían serlo. Conocedores de tales irregularidades, cuando Hacienda ya les apretaba las tuercas con sus inspecciones, intentaron cambiar su operativa para frenar una intervención que veían más que anunciada precisamente por las anomalías que tardíamente intentaban corregir.

Ni Merino ni Briones habían prestado declaración al cierre de esta edición. No obstante, según fuentes del entorno del ex presidente de Fórum, éste guardaba en la recámara una explicación para la intervención de Llorca sobre la compraventa de acciones entre Fernández Prada y Briones. Según las fuentes, Llorca, ante las circunstancias personales de Prada, enfermo de cáncer entonces, le adelantó el dinero del pago de las acciones que debía abonarle Briones entre 2002 y 2012. Esto sólo justificaría que Llorca recibiese el dinero de Briones por las acciones vendidas por Fernández Prada.

Pero, a juicio de los investigadores, distaría de explicar por qué Llorca daba tajantes órdenes a los subordinados de Briones, por qué pagaba a empleados de Fórum o por qué sugería a González o Merino operaciones lucrativas de dudosa legalidad para ayudar a Briones a enjugar su deuda con él mismo. En principio, la defensa genérica de Briones a todo esto es que Llorca fue un incómodo personaje heredado de Prada como colaborador de Fórum y con cuyos criterios chocó.

El presidente de Fórum, Francisco Briones.
El presidente de Fórum, Francisco Briones.EFE

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_