Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Inspección pide multas de un millón por la muerte de cinco trabajadores

La Inspección de Trabajo ha pedido multas que suman más de un millón de euros -en concreto, 1.116.500- para la empresa promotora y las subcontratistas de la obra del barrio barcelonés de Poblenou, en la que el pasado mes de julio murieron cinco operarios, al desplomarse un muro. Se trata de la sanción más alta impuesta en Cataluña por un accidente de trabajo, según la secretaria de Seguridad y Condiciones de Salud en el Trabajo del Gobierno catalán, Concha Pascual.

Según el informe, la constructora Norbella (perteneciente al grupo inmobiliario catalán Habitat), promotora de la obra, y las subcontratadas FSI Obras y Servicios, Brendon Construcción 2004 SL, Estructuras Gavà SL y Cegari SA incumplieron "las medidas necesarias para garantizar la seguridad y salud de los trabajadores en las excavaciones para evitar el riesgo de sepultamiento".

El informe propone además una sanción para Brendon por contratar a trabajadores extranjeros que no tenían los papeles en regla.

El siniestro, en el que murieron dos obreros españoles y tres de nacionalidad paquistaní y otro resultó herido de gravedad, se produjo sobre las tres y media de la tarde del pasado 27 de julio. Un antiguo muro de contención que no estaba apuntalado se desplomó sobre la zanja de canalización para la empresa Habitat en la que estaban trabajando los operarios para la construcción de una galería de servicios, por donde debía discurrir la instalación de las líneas eléctricas y de agua, gas y telecomunicaciones de todo el distrito tecnológico 22.

El derrumbe, según el informe, se produjo "al no haberse garantizado la estabilidad y solidez" de la pared desplomada mediante medios de "entibación, blindaje o similares".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 11 de enero de 2007