Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los vecinos de Villaconejos se manifiestan para pedir que no regrese El Calvo

La mayoría de los 3.400 habitantes del pueblo de Villaconejos, a 50 kilómetros de Madrid, se concentraron ayer al mediodía frente al Ayuntamiento del municipio, para manifestar su apuesta por la convivencia pacífica y exigir a las autoridades judiciales el "alejamiento perpetuo" del pueblo de Javier Bernuy, conocido como El Calvo.

Tras la concentración, el alcalde de la localidad, Lope Benavente (PSOE), indicó que "los vecinos se siguen sintiendo amenazados por Bernuy, pero también fuertes y unidos", y advirtió de que "si a partir de ahora este señor vuelve a Villaconejos y amenaza o coacciona a algún vecino, todo el pueblo va a responder unido", según informa Efe.

El regidor sentenció: "Villaconejos unido quiere vivir en paz". Ése, además, fue el lema que presidió la concentración y que rezaba en una pancarta colgada en el balcón del Ayuntamiento, además de en centenares de panfletos improvisados y repartidos entre los asistentes.

La manifestación comenzó con gritos de "¡Que se vaya!" y "¡Fuera!". El alcalde precisó que la concentración "no está programada contra nada ni contra nadie sino a favor de nosotros mismos, los vecinos y los visitantes de Villaconejos que quieran vivir con nosotros y sepan cumplir las mínimas normas de convivencia".

Bernuy vive con su mujer y sus hijos en Villaconejos desde hace siete años, y desde su llegada ha mantenido una actitud de permanente acoso y enfrentamiento con los vecinos, va armado y se niega a pagar en tiendas y bares, a cuyos propietarios amenaza de muerte, según declaran varios habitantes de la localidad. Asimismo, los vecinos contaron cómo el pasado 30 de diciembre El Calvo reunió a un grupo de amigos para dar una paliza a un joven del pueblo que se había enfrentado a él pocos días antes y, al no encontrarle, optaron por destrozar el bar adonde fueron a buscarle.

Este suceso provocó que unas 400 personas se reunieran en la plaza del pueblo bajo una consigna: "A quemar la casa de El Calvo". Entonces fue cuando la turba unida se dirigió hacia la casa de Bernuy con la intención de incendiar la casa de aquel, que, según los vecinos, tenía atemorizado a todo el pueblo. La familia de Bernuy tuvo que escapar del fuego que afectó a la casa y a varios vehículos de El Calvo. Los vecinos del pueblo, además, trataron de impedir el trabajo de los bomberos.

"Los vecinos se siguen sintiendo amenazados por Bernuy", dijo el alcalde, y añadió: "Si a partir de ahora este señor vuelve a Villaconejos y amenaza o coacciona a algún vecino, todo el pueblo va a responder unido".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 8 de enero de 2007