Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ismael Rego: "El BNG hace oposición por la mañana y gobierna por la tarde"

El portavoz socialista acusa a sus socios de minar los poderes de la presidenta del Parlamento

El PSOE replicó ayer con contundencia a la propuesta del BNG de limitar las atribuciones de la presidenta del Parlamento, Dolores Villarino, enfrentada con los nacionalistas desde los actos de celebración del 25º aniversario de la Cámara autonómica. El portavoz del Grupo Socialista, Ismael Rego, rechazó de plano la idea del Bloque, al que acusó de hacer "oposición por la mañana y gobernar por la tarde" y de pretender "interferir" en la labor de la presidenta. "Es una recomendación fuera de lugar", zanjó el portavoz de los socialistas en la Cámara.

Lejos de aplacarse, la polémica parlamentaria entre los socios de Gobierno crece por momentos, a raíz de la propuesta nacionalista de reformar el Reglamento de la Cámara con el objetivo, entre otros, de limitar las atribuciones de la presidenta, a la que el BNG acusó de actuar sin transparencia y de forma "unilateral y casi secreta". Ismael Rego contestó ayer: "No somos partidarios de limitar la capacidad y atribuciones de la Presidencia y de la Mesa del Parlamento: esa es una premisa que queremos dejar clara". Una vez aclarada su negativa, pasó a descalificar al BNG por pretender "interferir" en la Presidencia de la Cámara.

Ismael Rego justificó su rechazo a la pretensión de los nacionalistas en la existencia de una Mesa del Parlamento en la que están representados todos los grupos, que actúa "de forma colegiada" y en las que las decisiones se han adoptado "en la mayor parte de los casos" sin necesidad de que se produjeran votaciones. Por lo tanto, "las cosas habrán ido bien, con independencia de que unas cosas nos gusten más o menos, que es algo que forma parte de la vida misma", agregó.

"Interferir" desde los grupos en la dirección de la Cámara "sería muy mal asunto", continuó el portavoz de los diputados socialistas, que recriminó al Bloque que realizara su propuesta "para buscar un titular", en lugar de plantearla ante la Mesa del Parlamento. "Da la sensación de que alguien tuviera que estar permanentemente en la oposición contra algo o en oposición contra alguien, pero ésa no es nuestra función, sino apoyar al Gobierno e impulsar iniciativas", acusó Rego.

El portavoz de los socialistas fue más lejos al acusar a sus socios de estar "en la oposición por la mañana y gobernar por la tarde", una táctica a la que vaticinó "escasos resultados". Rechazó además que su partido pueda "recibir lecciones de nadie por su comportamiento institucional", en alusión a las manifestaciones de su homólogo del BNG, Carlos Aymerich, quien opinó el jueves que Villarino "podría mejorar manifiestamente el desempeño de su función".

El conflicto entre socialistas y nacionalistas se originó el 19 de diciembre, día de celebración del 25º aniversario del Parlamento, con la interpretación de un himno gallego con aire flamenco que disgustó a los nacionalistas. El BNG, que presentó una iniciativa parlamentaria para reivindicar el "respeto a los símbolos de Galicia", criticó lo que consideró un gasto desmesurado de las celebraciones. Dolores Villarino replicó que si los nacionalistas "no quieren caldo", la próxima vez les ofrecerá "dos tazas".

El PP secunda al Bloque

El Partido Popular no desaprovechó la riña entre los socios para meter baza. El Grupo Parlamentario del PP retó al Bloque a presentar en el registro su propuesta de reforma del Reglamento, que prometió "estudiar con el mayor interés". No obstante, los populares recordaron al BNG que Dolores Villarino, con la que el PP también ha vivido momentos de tensión en los últimos meses, fue elegida presidenta del Parlamento "con los votos a favor de todos los diputados nacionalistas, incluidos los que ahora la cuestionan con vehemencia".

El Grupo del PP, que constató que la tensión entre el BNG y Villarino "va en aumento", compitió en agravios parlamentarios con los nacionalistas, a los que acusó de formar una "pinza" con el PSOE en la Junta de Portavoces de la Cámara. Dicho organismo, continuó, se encarga de "impedir que el Parlamento funciones como el verdadero centro de la vida política". Para demostrarlo, afirmó en un comunicado que Bloque y PSOE "han impedido que llegasen a prosperar casi todas las solicitudes de comparecencias parlamentarias de conselleiros formuladas por el PP".

Pese al enfrentamiento entre Aymerich y Rego por la labor de Villarino, el portavoz socialista recordó que la reforma del Reglamento forma parte del programa del bipartito, por lo que apostó por promover nuevas reglas "distintas a las que impuso la mayoría absoluta de Manuel Fraga", aunque siempre sin limitar las competencias de la presidenta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 6 de enero de 2007