Una temporada de riesgo para los consumidores

Las rebajas son temporada de riesgo para los consumidores. Uno de los mayores impulsos a los que los compradores a duras penas pueden resistirse es el de adquirir cosas que realmente no necesitan. Las asociaciones de consumidores alertan sobre estos peligros y también aconsejan sobre cómo evitarlos. "Es habitual que el consumidor piense que, porque un producto tiene un descuento de un 30% o un 40%, al comprarlo está ahorrando", explican desde la Federación de Consumidores en Acción, Facua.

"Pero no es ningún ahorro adquirir cosas que no nos hacen falta y que luego no vamos a usar", recalca Rubén Sánchez, portavoz de Facua, quien también advierte de que "es habitual que algunos comercios presenten como rebajados productos a los mismos precios que estaban en temporada de Navidad". "Ninguna Administración", continúa, "ha monitorizado los precios antes y durante las rebajas, pero nos íbamos a llevar más de una sorpresa".

Más información

739 reclamaciones

La Confederación Española de Consumidores, Amas de Casa y Usuarios (CEACCU) también advirtió ayer, fecha en la que comenzaron oficialmente las rebajas en las comunidades de Madrid y Castilla-La Mancha -las demás esperarán al día 8-, contra la tendencia a aprovechar ofertas "como la de tres por dos", para adquirir productos innecesarios. Esta asociación recordó también que sólo pueden ofertarse productos de temporada. Según CEACCU, que el año pasado recibió 739 reclamaciones sobre rebajas, donde los consumidores corren más riesgo es a la hora de aceptar como buenos artículos de inferior calidad a los de temporada, "fabricados para la venta en rebajas". Tampoco hay que tragar, subraya la entidad, con la no admisión de tarjetas de crédito.

Eso sí, a la hora de hacer cambios o devoluciones, atención: según recuerdan desde la Confederación Estatal de Consumidores y Usuarios, CECU, cada establecimiento puede llevar a este respecto la política que estime oportuno. "Eso sí, nosotros recomendamos que las tiendas mantengan en rebajas los mismos plazos y condiciones que el resto del año", añaden en CECU, "aunque algunos no lo hacen". Para evitar sustos, lo mejor es informarse bien sobre cuándo y cómo se puede cambiar o devolver lo comprado, recordando "que es obligatorio atender a ese derecho cuando el producto es defectuoso". En esto van incluidas las prendas que, por ejemplo, están descosidas. "El consumidor debe rechazar comprar estos productos porque estén rebajados", subraya CECU, "sólo se pueden ofertar en la temporada de saldos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0002, 02 de enero de 2007.

Lo más visto en...

Top 50