Condenado a seis meses de cárcel por conducir a 260 por hora

El juzgado de lo penal número 2 de Burgos ha condenado a seis meses de cárcel a Constantino García, un asturiano de 42 años que fue cazado por un radar de la Guardia Civil cuando circulaba por la A-231 a 260 kilómetros por hora. Por el mismo delito contra la seguridad del tráfico, concretamente de conducción temeraria, la juez ha decidido que no podrá conducir ningún vehículo a motor durante los próximos dos años.

De esta manera, se rebaja en la sentencia la petición que había formulado la fiscalía, que pedía que se condenara a este conductor a dos años de cárcel. Por su parte, la defensa pedía la libre absolución por entender que no hubo riesgo real para terceros y que lo que corresponde en estos casos es una sanción administrativa por exceso de velocidad.

Más información

Entre los hechos probados, la juez estima que Constantino García conducía el vehículo, un Audi A-8 de gran cilindrada, acompañado por Manuel González, que viajaba en el asiento del acompañante, cuando fue sorprendido por el cinemómetro y después parado e identificado por agentes de Tráfico de la Guardia Civil. Precisamente, en la sentencia se destaca el hecho de que desde que los agentes dieron el alto, el conductor avanzó unos 700 metros antes de poder detener el vehículo.

"Evidente riesgo"

La juez admite que la autovía estaba seca, que la situación se produjo a pleno día y que apenas había tráfico, lo que el conductor y su acompañante definieron como "un día ideal para conducir". Sin embargo, advierte en su resolución de que "esa forma de conducir entraña en sí mismo un evidente riesgo", y puntualiza que un exceso "tan notoriamente desproporcionado de velocidad" supone un "concreto peligro para la vida e integridad de terceros", ante la dificultad de respuesta ante cualquier imprevisto. Añade también el riesgo que la conducta del condenado supuso para otros vehículos a los que adelantó o para su propio acompañante.

De hecho, refleja en la sentencia que la persona que viajaba en el mismo vehículo dijo en la vista oral que no autorizó la circulación a la velocidad a la que circulaban y que creía que iban más despacio. También señala que pudo suponer riesgo para los dos agentes de la Guardia Civil que le dieron el alto al coche e incluso para un tercer usuario que circulaba por la autovía y atravesó la calzada hasta el lugar donde se encontraban los agentes.

Por otra parte, el conductor de 28 años M. G. B. que se dio a la fuga tras atropellar mortalmente a dos peatones el pasado día 31 en la localidad pontevedresa de Gondomar fue arrestado el lunes y pasará hoy a disposición del juzgado de Instrucción de Tui que instruye diligencias, informa Efe.

Fuentes de la Guardia Civil indicaron que el joven permanece en dependencias de la Comandancia desde su detención.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0002, 02 de enero de 2007.

Lo más visto en...

Top 50