Absuelto el conductor condenado por ir a 260 por hora porque su conducta no supuso ningún "peligro concreto"

Constantino García se enfrentaba a seis meses de cárcel y dos años de retirada del carné

La Audiencia Provincial de Burgos ha absuelto a Constantino García, el asturiano que fue condenado a seis meses de cárcel y dos años de retirada del carné de conducir por ir por una autovía a 260 kilómetros por hora al considerar que su "conducta temeraria" no supuso un "peligro concreto" para ninguna persona. La Audiencia revoca así la sentencia dictada el pasado 2 de enero por el Juzgado de lo Penal número 1 de Burgos, que condenaba a este asturiano de 42 años por un delito contra la seguridad del tráfico por conducción temeraria.

Más información
Detenido en Barcelona un joven que conducía a 201 km/h, ebrio y sin carné
Condenado a seis meses de cárcel por conducir a 260 por hora

La sentencia mantiene como hechos probados que Constantino García Suárez circulaba a 260 kilómetros por hora cuando fue sorprendido por un radar e interceptado por la Guardia Civil a la altura del kilómetro 128, un tramo recto de la autovía autonómica A-231 (León-Burgos). El coche, un Audi A-8 de gran cilindrada y propiedad de una empresa asturiana, fue interceptado cuando circulaba en sentido Burgos la tarde del 9 de febrero del pasado año, día en el que había "buena visibilidad y escasa circulación de vehículos" en una vía de altas prestaciones.

Según la sentencia, aunque ir a 260 kilómetros por hora constituye una conducta "manifiestamente temeraria, al infringir gravemente las normas de circulación", que crea "rechazo y reproche en la mayoría de la sociedad", no se puede considerar como un delito de conducción temeraria porque "no hubo ninguna circunstancia de peligro concreto", requisito necesario para aplicar el artículo 381 del Código Penal.

Esta había sido una de las bases del recurso presentado por el letrado José Carlos Botas contra la sentencia del Juzgado de lo Penal, ya que, según señaló, la actitud de su cliente "no supuso ningún peligro concreto para ninguna persona". Así lo mantiene también la Audiencia de Burgos, que en la sentencia precisa que "ni el conductor ni el acompañante que viajaba con él, ni los agentes de la Guardia Civil que pararon el coche ni otros usuarios de la vía fueron sujetos pasivos de un peligro concreto".

Botas ha indicado que la decisión de la Audiencia ha supuesto una "gran alegría" para su cliente, dado que lleva más de un año sin poder conducir porque le había sido retirado el permiso tras ser "pillado" por el radar.

La Audiencia Provincial de Burgos absuelve al asturiano condenado por conducir a 260 kilómetros por hora en una autovía.Vídeo: CNN+

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS