Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Corte Inglés compra el solar de la torre Windsor a la familia Reyzábal

La operación, valorada en 500 millones, incluye el 20% de Torre Picasso y otros activos

El solar que albergaba el edificio Windsor, en uno de los grandes corazones comerciales de Madrid, tiene nuevo dueño. El Corte Inglés ha comprado a la familia Reyzábal el 100% de la inmobiliaria Asón, empresa propietaria del terreno sobre el que se levantó la torre hasta que se incendió, el 12 de febrero de 2005. El grupo de distribución, que confirmó ayer la compra, no ha decidido todavía que hará con los nuevos activos (también se incluye el 20% de Torre Picasso). En el caso del Windsor, el Ayuntamiento de Madrid quiere colocar un centro comercial. El importe de la compra de Asón no ha trascendido, pero fuentes del mercado calculan que se acerca a 500 millones de euros.

El cartel de se vende llevaba colgado siete meses en el terreno de la antigua torre Windsor (30.000 metros cuadrados de edificabilidad), situado en el complejo Azca, en el centro de Madrid, y que lleva vacío desde el incendio que destruyó totalmente el edificio hace casi dos años. Esta operación constituye una de las más emblemáticas de la ciudad y la más importante del año para el mercado inmobiliario. Desde que se anunció la venta, en mayo pasado, se han barajado muchos posibles compradores, pero finalmente ha sido El Corte Inglés el que ha conseguido quedarse con la inmobiliaria propietaria de uno de los solares con más potencial comercial del país.

El grupo presidido por Isidoro Álvarez, que confirmó ayer la operación, todavía no ha concretado el destino de los activos que acaba de comprar. Inmobiliaria Asón tiene el 20% de Torre Picasso (el 80% restante está en manos de la constructora FCC), el solar donde se levantaba el Windsor, 60.000 metros cuadrados de superficie de oficinas, 800 plazas de aparcamientos, el Edificio Marbella, locales comerciales de los barrios madrileños de Salamanca y Chamberí, e inmuebles residenciales en las provincias de Castellón, Murcia y Vizcaya.

La empresa compradora no ha facilitado el importe de la operación. Fuentes del mercado consideran que el montante para hacerse con el 100% de Inmobiliaria Asón se acerca a los 500 millones, una cuantía considerable, pero inferior a la que se había barajado hasta ahora (la horquilla oscilaba entre 650 y 700 millones). Sea como sea, todo apunta a que la dirección de El Corte Inglés, líder europeo de los grandes almacenes, ha logrado negociar a su favor y ha pagado menos.

No se sabe por cuánto se ha vendido, concretamente, el terreno del Windsor, un rascacielos que fue inaugurado en 1979 y pronto se convirtió en un icono de Madrid. Pero este solar es el mejor activo de Asón. Tiene una edificabilidad de 30.000 metros cuadrados y 106 metros de altura (34 pisos) que el Ayuntamiento de Madrid prevé mantener. Pero el consistorio prefiere que, en lugar de oficinas, un centro comercial de parecidas dimensiones sustituya a la torre. Según los planes provisionales, el nuevo edificio tendrá como máximo la altura del original, y podría conservar una zona de oficinas en los pisos superiores.

El proyecto permite a El Corte Inglés expandirse en una de las ubicaciones con mayor potencial comercial. El grupo tiene justo al lado uno de sus centros comerciales más grandes. De hecho, antes de que el Windsor se quemara, contaba con 3.750 metros cuadrados en alquiler distribuidos en tres plantas.

Torre Picasso es otra de las joyas de Asón. La constructora FCC, propietaria del 80%, confirmó en su día su interés por adquirir el 20% restante ya sea directamente a la familia Reyzábal o al nuevo comprador de Asón.

La compra de esta inmobiliaria es una de las mayores operaciones acometidas por la empresa, entre las que destaca la adquisición, en 2001, de los nueve centros de la firma británica Mark's and Spencer en España por 150 millones y la compra de Galerías Preciados en 1996, cuando estaba en suspensión de pagos.

El Windsor ardió la noche del 12 al 13 de febrero de 2005. El origen del fuego suscitó todo tipo de hipótesis, pero el juzgado archivó la causa al concluir que no existían indicios de que el incendio fuese intencionado.

Beneficios a pesar del incendio

Con la venta de Inmobiliaria Asón, los Reyzábal se desprenden del buque insignia del negocio familiar. Los propietarios decidieron poner en venta en mayo pasado la empresa tras quemarse la torre Windsor. Y eso a pesar de que en 2005, ejercicio en el que se produjo el siniestro, la sociedad consiguió incrementar su beneficio neto un 55%.Así, el resultado neto fue de 2,66 millones de euros el año pasado, año del incendio, frente a los 1,71 millones de 2004, según las cuentas anuales depositadas por la empresa en el registro mercantil. En el informe anual, los administradores hacen notar que la compañía cuenta con una póliza de seguro de incendio y otra para cubrir los gastos a terceros.La facturación, sin embargo, fue menor. En 2005, el importe neto de la cifra de negocios fue de 9,1 millones de euros, frente a los 19 millones de euros del ejercicio anterior, según las mismas cuentas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 28 de diciembre de 2006

Más información