Reportaje:

Palabra clave, 'producción'

Las salas de pequeño formato ayudan a los artistas en la realización de las obras

La voluntad de apoyar a los artistas emergentes, impulsar la experimentación y producir nuevas obras se perfila como el común denominador de la variada oferta expositiva barcelonesa en las salas de pequeño formato.

Es el caso de La Capella (Hospital, 56), la sala de exposiciones del Instituto de Cultura de Barcelona (Icub) dedicada al arte joven, que ha dado inicio a un programa anual de apoyo a la creación barcelonesa, denominado BCN Producción, que ofrece a cinco artistas los medios económicos (5.000 euros para producción y 3.000 como honorarios) y técnicos para realizar una obra. Los trabajos, elegidos a través de una convocatoria abierta por su calidad, se exhiben hasta el 7 de enero e incluyen desde las fotografías documentales clásicas de Julia Montilla hasta el proyecto solidario de Dídac Lagarriga, quien ha utilizado una parte del importe del premio para traducir al español el libro L'autre Afrique, de Serge Latouche, y ha entregado la otra a colectivos culturales africanos. Por lo demás, el dúo Jeleton ha instalado un saloncito, como simulacro de presentación museográfica para su proyecto en proceso Las lilas de Jeleton, y Jorge Satorre propone la reconstrucción subjetiva de una mítica performance de 1971, en la que Chris Burden se hizo disparar en un brazo por un amigo. Finalmente Enrique Radigales, conocido por sus trabajos en Internet, ha realizado un fresco que destruirá al final de la expoxición para reflexionar sobre la patrimonialización del arte actual.

Más información

Obras inéditas también en la Sala Montcada, el espacio dedicado a la creación experimental de Caixafòrum, donde Material Dust, una videoinstalación de Alejandro Vidal (hasta el 31 de diciembre), inaugura Escenarios, el ciclo de exposiciones del que es comisaria Sílvia Sauquet. Ficción y realidad se entremezclan en una obra donde Vidal combina fragmentos robados en rodajes ajenos realizados en Hong Kong con sus propias escenas grabadas en las calles de la misma ciudad. El resultado es un filme donde el suspense surge de una aparente narrativa anárquica que ofrece las contradicciones de la megalópolis asiática a través de las gafas de una mujer misteriosa.

Se centra en la producción también Pigmentos y píxels, el nuevo ciclo de exposiciones del Espai 13 de la Fundación Miró, que presenta una serie de monográficas de artistas cuyas obras han sido realizadas en Le Fresnoy, Studio National des Arts Contemporains de Tourcoing en Francia. Hasta el 21 de enero, el protagonista es el surafricano Gregg Smith, quien investiga las conexiones entre pintura y nuevas tecnologías, en vídeos y performances que combinan humor y reflexión. Es el caso de Should we never meet again y Le tourist, donde Smith pone al desnudo la fragilidad y la vulnerabilidad de los seres humanos frente a sus frustrados deseos, así como su incapacidad de alcanzar relaciones satisfactorias.

Bajo el epígrafe Todo reposa en la superficie, en el Espai VolArt (Ausiàs Marc, 22) de la Fundación Vila Casas se exhiben las piezas, en gran parte inéditas, que el artista catalán Isidre Manils ha realizado a lo largo de los últimos dos años. La búsqueda de "la mirada cinematográfica de la pintura", que caracteriza la trayectoria de Manils, se plasma en 18 óleos y 24 dibujos, grandes mosaicos contemporáneos donde rostros, cuerpos y acciones se presentan como fotogramas de una identidad fragmentada que surge de pinceladas difuminadas y brillantes que dan nuevo protagonismo a elementos cotidianos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 27 de diciembre de 2006.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50