Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El patio del embajador Vich se expone en el museo San Pío V

Muestra del primer Renacimiento, ha sido reconstruido pieza a pieza

El Patio del Embajador Vich se puede ver desde ayer en el Museo de Bellas Artes San Pío V de Valencia. Construido en el siglo XV a instancias del diplomático valenciano Jerónimo Vich y Valterra, el patio ha sido reconstruido pieza a pieza, gracias a unos trabajos que han durado un año y medio, con una inversión de 1,5 millones de euros. El presidente de la Generalitat, Francisco Camps, presidió la inauguración.

La recuperación es "un buen regalo" para los valencianos, dice el presidente Camps

La puesta en valor, en el San Pío V, del patio del embajador Vich, que ha permanecido durante años en el Convento del Carmen, se acompaña con la apertura de la puerta de acceso al museo desde los Jardines de los Viveros y la culminación de las obras de adecuación de la segunda y la tercera planta del centro museístico. El director general de Patrimonio de la Generalitat, Manuel Muñoz, explicó que a partir de ahora queda abierto al público "definitivamente y de una manera indefinida" el patio del Embajador Vich. Muñoz añadió que "el acceso definitivo al público desde la segunda planta será posible cuando esté hecha la quinta fase de ampliación del museo porque requiere una escalera de acceso específica por lo que es ahora el vestíbulo de la parte este y un ascensor adecuado". En estos momentos hay un acceso "técnico para realizar cuestiones de limpieza, pero que tiene que adaptarse a las condiciones de evacuación y accesibilidad", apuntó.

Muñoz resaltó que con la reconstrucción del patio se produce desde la perspectiva patrimonial "un gran avance y enriquecimiento" y dijo que, "entre el patio del Embajador Vich y los frescos de Francesco Pagano y Paolo de San Leocadio hallados en la Catedral, Valencia se pone a la cabeza del primer Renacimiento de España". El resultado del proceso de reconstrucción del patio, que se ha llevado a cabo "en un año y medio y cumpliendo los plazos", incidió Muñoz, es una obra "impecable".

Junto a la apertura del patio del embajador Vich -uno de los recintos más importantes de la arquitectura española del primer Renacimiento, cuya construcción patrocinó Jerónimo Vich y Valterra, diplomático valenciano que desempeñó el cargo del embajador de Fernando el Católico en Roma entre 1507 y 1519- se descubrieron dos retratos del Emperador Carlos VI de Habsburgo y su esposa Isabel Cristina von Braunschweig-Wolfenbüttel adquiridos por la Fundació Jaume II El Just en noviembre de 2006 en una subasta en Salzburgo (Austria) por 20.000 euros.

Camps manifestó que la recuperación de los retratos y del patio del Embajador Vich, que consideró "un buen regalo" para los valencianos, "es una manera expresa y potente de decirle al mundo que aquel camino que se había cortado de una manera brusca en nuestra historia se ha recuperado". El presidente de la Generalitat afirmó que estos últimos treinta años "han sido de recuperación de nuestro patrimonio y también de nuestra historia" y añadió que ésta se ha producido de una manera "rápida, fuerte y confiada".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 27 de diciembre de 2006