Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Diario de vacaciones

Belenes vivientes y de golosinas

Los municipios de la región se vuelcan en la imaginería tradicional

Los belenes vivientes inundan las calles de varias localidades de Madrid trasladando a sus vecinos al momento del nacimiento del Niño Jesús. Durante todo el año trabajan para transformar sus pueblos en un escenario de tradiciones, que reproducen la vida cotidiana de la época. Junto a ellos aparecen otros originales y deliciosos diseños, como el belén de golosinas que han creado los alumnos del colegio Príncipe Felipe en Boadilla del Monte. Caramelos y chuches de todas las formas y colores recrean los principales monumentos del pueblo, como por ejemplo el Palacio del Infante Don Luis, obra de Ventura Rodríguez.

Buitrago de Lozoya presta su recinto medieval amurallado desde hace 27 años al belén viviente. El 25 de diciembre se podrán contemplar 39 escenas en las que participan 200 vecinos y 30 técnicos. El pase es a partir de las 18.30 y está limitado a 2.000 personas.

En el recorrido, de un kilómetro, está cuidado hasta el más pequeño detalle. En primer lugar, un romano lee un edicto imperial. Un poco más allá, los profetas comunican al pueblo de Israel que su salvación está próxima con la llegada del Mesías. En otras escenas se representa la anunciación a María, la anunciación a los pastores, los Reyes Magos y, como culminación, el portal de Belén. Entre éstas, aparecen las lavanderas, el molino de aceite, la carpintería, las hilanderas, la fragua, el horno de pan...

En El Escorial la representación del belén viviente es uno de los actos más populares de la Navidad. Su puesta en escena, el día 5 de enero, en la plaza de España. Más de 100 vecinos prestan su colaboración desinteresada; 50 recrean los personajes en los diferentes cuadros y 50 se encargan del montaje. En Móstoles, el belén viviente lo organiza la parroquia de Nuestra Señora de la Asunción, en la plaza de Ernesto Peces. Hoy se puede contemplar a las 18.00, 19.00 y 20.00.

A su lado, el pueblo de San Lorenzo de El Escorial despliega 650 figuras en 6.000 metros cuadrados por sus plazas y calles. En este caso, no están vivas, pero son de tamaño natural. Junto a los Reyes Magos, aparecen carpinteros, ángeles, pastores, herreros, caballos, burros, un carro romano, otro carro con una jaula y un león, cerdos, flamencos, una cría de elefante,... Se ha establecido un sistema de cámaras de seguridad para vigilar las figuras para evitar destrozos que se han producido otros años.

Las representaciones del belén viviente de Galapagar tendrán lugar los días 25, 30 y 1 de enero. Participan 70 actores en más de 40 escenas. En Colmenar Viejo, el belén se desarrollará en el entorno de la basílica de la Asunción el viernes 30 de diciembre, a las 20.30. Este año habrá más animales, y más atrezo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 22 de diciembre de 2006