Notables saharauis promarroquíes ofrecen un plan de autonomía inspirado en España

Los notables saharauis promarroquíes anunciaron ayer a bombo y platillo que habían acabado de redactar su plan de autonomía para el Sáhara Occidental, pero apenas desvelaron detalles sobre su contenido a la espera de que el rey Mohamed VI lo endose.

Con esta iniciativa, Rabat confía en sacar del atolladero diplomático el conflicto que desde hace 31 años le enfrenta al Frente Polisario, respaldado por Argelia, que reivindica la celebración de un referéndum de autodeterminación para decidir la suerte del territorio. Los independentistas saharauis rechazaron de antemano el proyecto autonómico.

Tras dos días de reunión en Rabat, los 142 miembros del consejo consultivo sobre el Sáhara (Corcas), reactivado por el monarca alauí en marzo, durante su última visita a El Aaiún, propusieron que la ex colonia española disponga de un gobierno, un parlamento y un poder judicial autónomos.

"Las propuestas del Corcas van en el mismo sentido que las autonomías vigentes en Europa. empezando por España", anunció Jali Jenna Ould Rachid, presidente de esta institución.

"El modelo español nos ha inspirado más que ningún otro", prosiguió Ould Rachid antes de resaltar que era "un buen augurio" que la presentación de su plan coincida con el día en que en España se celebra el aniversario de la Constitución.

El español, añadió, desvelando, por fin, un detalle de su proyecto, "será el segundo idioma de la comunidad autónoma, después del árabe pero por delante del francés", que es la segunda lengua de Marruecos.

Reforma constitucional

"El proyecto de autonomía requerirá también una reforma constitucional", señaló el presidente del Corcas, porque la actual Carta Magna, muy centralista, no permite conceder un estatuto especial a ninguna región.

Ould Rachid reiteró por enésima vez que "la independencia es imposible", porque los desacuerdos sobre el censo de votantes "no permiten celebrar un referéndum de autodeterminación" que la ONU estuvo preparando en vano desde 1991.

Rabat no tiene la intención, a juzgar por las declaraciones del portavoz del Gobierno, Nabil Benabdalá, de someter a referéndum la autonomía. Ésta consistiría en unos fueros otorgados por el soberano a la población del Sáhara.

Algunos de los artículos del proyecto autonómico remitido al rey fueron redactados, según una fuente saharaui, de dos o tres maneras diferentes para que Mohamed VI elija la que considere más apropiada. El monarca deberá además tener en cuenta las opiniones formuladas por los partidos políticos. Los islamistas fueron los que formularon más observaciones.

Rabat trasladará su propuesta, a principios de 2007, al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas donde algunas delegaciones, como las de Francia y EE UU, le dieron de antemano la bienvenida a finales de octubre. Es, sin embargo, "improbable que prospere porque difícilmente la ONU puede dar la espalda al principio sagrado de autodeterminación", señalan fuentes diplomáticas.

Este plan de autonomía es el segundo que elabora Marruecos. El primero lo entregó a Kofi Annan, secretario general de la ONU, hace tres años, pero éste y su enviado para el Sáhara, James Baker, lo desestimaron por considerar que se quedaba muy corto. A diferencia del nuevo no incluía, por ejemplo, una justicia autonómica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0006, 06 de diciembre de 2006.

Lo más visto en...

Top 50