Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Los problemas de movilidad

"Todos a la izquierda, que volcamos"

Los 28 colegiales hicieron de contrapeso para evitar que su autobús se venciera

Villaviciosa de Odón

Como en las películas: todos los ocupantes de un autobús haciendo contrapeso para evitar su vuelco después de un accidente. Así se libraron ayer 28 alumnos del colegio Santa María del Pilar, de entre 16 y 17 años, dos profesores y el conductor del autobús en el que viajaban de volcar en un terraplén, situado al borde de un camino de tierra que conducía a la estación depuradora de Villaviciosa de Odón.

El autobús se salió de la calzada alrededor de las doce de la mañana, recorrió unos 20 metros y embarrancó al borde del camino. El vehículo quedó totalmente inclinado. El conductor situó a todos los ocupantes en el lado izquierdo del autobús para hacer contrapeso. La estratagema surtió efecto y los bomberos les rescataron sin que ninguno sufriera daños.

Los alumnos de segundo de bachillerato del colegio Santa María del Pilar de Madrid se fueron ayer de excursión. Iban a conocer la depuradora de Villaviciosa de Odón dentro de las actividades que se programan en el centro para estudiar el medio ambiente. El accidente ocurrió cuando el autobús había recorrido aproximadamente un kilómetro del camino de tierra, de unos cinco metros de ancho, que conduce a las instalaciones depuradoras.

"Venía un turismo de frente. Me hice a un lado para dejarle pasar, pero el terreno estaba muy blando por el agua que ha caído. Se deslizó hacia fuera del camino sin que lo pudiera enderezar y nos quedamos embarrancados. Temí que volcara y dije a los chicos que se trasladaran hacia el lado que no estaba inclinado", relata el conductor del vehículo, que tiene a sus espaldas más de 30 años de profesión. El terraplén en el que quedó atascado el vehículo tiene una altura de medio metro aproximadamente.

Cuando todos se situaron en el lugar indicado, el conductor avisó desde el teléfono móvil al 112. Así permanecieron durante unos diez minutos, hasta que llegaron al lugar los bomberos de la Comunidad de Madrid. "No ha habido ninguna escena de pánico. Cuando el autobús se salió, la velocidad era muy reducida y no hubo ningún choque brusco. Los bomberos acudieron muy pronto y no tuvimos tiempo de pensar mucho", explica una profesora. Dos dotaciones de bomberos, procedentes del cercano parque de Villaviciosa, rescataron a los accidentados.

Una vez apuntalado el vehículo para que no se moviera, sacaron a los ocupantes por la puerta del conductor. "Los chicos estaban bastante tranquilos a pesar de los momentos que pasaron, y los sanitarios no tuvieron que atender a nadie", informa un portavoz del 112.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 5 de diciembre de 2006