Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Autostrade cree que Abertis piensa en tirar la toalla y la española lo niega

El consejero delegado de Autostrade, Giovanni Castelluci, afirmó ayer que "Abertis cree que la situación en Italia no es la más favorable y está considerando seriamente si continuar las negociaciones para la fusión con Autostrade". La compañía española salió a desmentir que el desánimo haya cundido en ella ocho meses después de pactar una integración amistosa con el grupo italiano, y dijo que "mantiene firme" su voluntad de materializar la operación.

Abertis confía aún en que el Gobierno italiano, presionado por Bruselas, introduzca cambios normativos que eviten que se modifique la valoración de Autostrade, según portavoces de la compañía.

Otras fuentes próximas a la empresa sí admitieron que se está estudiando "la posibilidad de que la fusión se retrase al año próximo y las modificaciones que ello implicaría". El calendario previsto preveía dar carpetazo a la operación antes de que terminara este año.

Éste es el mensaje que la compañía podría dar hoy en la reunión prevista de la sociedad Schemaventotto, controlada por los Benetton y primer accionista de Autostrade. Abertis vehicula su participación en Autostrade vía esta sociedad.

Hasta ahora, se han dado todos los pasos del calendario, como si el Gobierno italiano no hubiera vetado la operación y como si no hubiera cambiado el escenario con una nueva normativa sobre las concesiones de autopistas del país. Para el próximo día 13 hay un nuevo paso previsto importante: Autostrade ha convocado una junta de accionistas llamada a aprobar el dividendo prometido cuando se anunció la fusión, que se eleva a 3,75 euros por cada título. No se descarta que la compañía vincule este dividendo a que se haga la fusión o a algún tipo de garantía de seguridad jurídica por parte del Gobierno italiano.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 5 de diciembre de 2006